La molestia de Enrique Olvera porque los comensales modifiquen sus platillos con 'chiles toreados y limón' , causó polémica en Twitter. Foto: Tomada de Internet
La molestia de Enrique Olvera porque los comensales modifiquen sus platillos con 'chiles toreados y limón' , causó polémica en Twitter

El chef Enrique Olvera, propietario del restaurante mexicano Pujol, causó polémica por su columna en la que, destaca su opinión sobre que su trabajo sea modificado al gusto del cliente, “que no siempre tiene la razón”, así como el pueblo.

En su columna, publicada en Reforma, el chef manifestó su molestia porque los comensales no respeten “la creatividad invertida y las múltiples noches sin sueño” que representa hacer sus propios platos.

Como ejemplo de lo anterior, señaló a los clientes que pedían chiles toreados para “el fettuccini, que cuidadosamente salteábamos à la minute en una cremosa salsa de langosta perfumada con un poco de jerez fino”, y quienes piden limón para cualquier platillo.

“Con sus inconcebibles peticiones lograban desatar la furia de la mayoría de los cocineros, chefs y sous chefs, incluyéndome”, subrayó.

Ante tal “atentado” contra sus platillos, dijo, “esta mentalidad desafía el pensamiento, muy norteamericano, de darle siempre la razón al cliente, que no siempre la tiene -así como el pueblo tampoco siempre la tendrá-“.

“Nuestros líderes, ya sea en el gobierno o en el sector privado, no deben escapar a esa obligación de atención y cuidado. Es de ellos la responsabilidad de salvaguardar los intereses de todos nosotros, de tomar decisiones que desde afuera pudieran parecer temerarias por causar un posible derrumbe instantáneo de la popularidad ante los clientes, pero que en realidad son la única manera de garantizar la viabilidad y la buena reputación de nuestros locales”.

La premisa de Olvera es que ‘el cliente no siempre tiene la razón’, y es responsabilidad del chef negarse a estas peticiones para mantener la reputación del restaurante.

El chef mexicano usa esa anécdota para establecer una analogía con nuestros líderes, al asegurar que no siempre ‘el pueblo tiene a razón’. 

Agrega que es responsabilidad de los líderes tomar decisiones en contra del deseo popular para mantener sana la vida pública de un país.

Tras la publicación de su columna, titulara “No saben quién soy”, en redes sociales, principalmente en Twitter, Enrique Olvera fue duramente criticado y tachado de “nefasto”, “clasista” y “pretencioso”.​

 

Carlos Martínez

Licenciado en Diseño Gráfico, egresado de la Escuela de Artes Plásticas de la UAdeC. Especialista en periodismo en tiempo real y temas virales. En diseño editorial, ha realizado proyectos de revistas culturales y educativas. Con 12 años de experiencia en medios digitales, actualmente es editor web en Vanguardia MX.