En conferencia de prensa el gobernador señaló que 45 personas fueron evacuadas | Foto: Francisco Rodríguez
Miguel Riquelme informó de los daños que se registraron en las los municipios que corresponden a esta región

El gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme Solís, detalló que a causa de las lluvias que azotaron la región Sureste derivado de la entrada del huracán “Hanna”, se han contabilizado dos personas fallecidas, la menor de 10 años que no ha ido localizada, así como daños materiales en 168 casas que quedaron inundadas.  

Mencionó que las principales colonias afectadas en Saltillo, fueron Campanario, Los Silleres y Nogales del campestre en la parte Norte y Mirasierra, Loma Linda y Zaragoza en la parte Oriente, donde se apoyó a habitantes para su evacuación. Precisó que la colonia Campanario fue la más afectada, donde 30 personas tuvieron que ser auxiliadas por bomberos debido a que sus viviendas quedaron inundadas.  

En total, 45 personas han sido evacuadas y 17 trasladadas al albergue. Además hay reporte de 17 árboles caídos y 7 valoraciones que se han hecho a estructuras que están vulnerables en sus techos.  

Así mismo, el mandatario estatal mencionó que hay 33 accidentes automovilísticos que han dejado lesionados y donde se ha brindado más de 120 apoyos a conductores y vehículos varados.  

También dijo que se rescataron 8 personas que estaban en un arroyo en Lomas del Refugio. Dijo que se logró rescatar a un recién nacido y una joven, pero lamentablemente dos personas perdieron la vida. Aseguró que se han intensificado las labores de búsqueda de la menor de 10 años, Estefanía Vázquez.  

Riquelme Solís aseguró que los niveles de los arroyos ya están más tranquilos y en mejor situación. “La tormenta se ha debilitado pero sigue lloviendo aunque son precipitaciones moderadas”, comentó. 

Gobierno federal declarará emergencia 

El gobernador mencionó que el director nacional de Protección Civil, comentó que el mismo gobierno federal declararía la emergencia para Coahuila y así sufragar gastos necesarios por las afectaciones que han dejado las lluvias.  

Sin embargo, Miguel Riquelme aseguró que “no hay grandes problemas materiales” ni una necesidad extraordinaria” de gasto público para enfrentar las afectaciones.  

“No hay grandes afectaciones. Hay que apoyar a la gente donde se les afectaron muebles. Todavía estamos en márgenes donde el estado puede hacerse cargo. En muchas colonias estamos en labores de limpieza”, añadió.