Foto: Especial
Aunque en ocho ocasiones se presentó el grito homofóbico en el estadio Azteca, sólo dos veces el sonido local recomendó a los aficionados a evitar la palabra

MÉXICO.- En más de ocho ocasiones el grito en contra del portero -que es considerado discriminatorio- se escuchó en el estadio Azteca. Según el reglamento vigente de la Liga MX, después de cuatro ocasiones que se repita esa conducta, el inmueble debe ser vetado y en el juego entre el América y Tigres sólo hubo una llamada de atención.

Durante el juego de ida de los cuartos de final del Apertura 2019, entre regios y capitalinos, sólo hubo una llamada de atención en el sonido local y, entre ocasiones, se repitió el anuncio que explica el protocolo a seguir en caso de que persista el grito.

Fernando Guerrero, el árbitro central, jamás puso atención a los gritos en contra de Miguel Ortega, pese a que él fue el primer arquero en detener un partido por esa razón.

Para hacer pasar desapercibido las acciones de sus seguidores, en el estadio Azteca se ponía música en cada despeje del arquero visitante, pero aún así no se pudo ocultar la palabra.