Foto: Internet
Tras el anuncio de Pemex, de que la norteamericana Lewis se adjudicará la perforación mediante fractura hidráulica para obtener el energético, el futuro se ve catastrófico por los efectos que ello tendrá en el medio ambiente
Piedras Negras, Coah.– Ante la perforación de pozos para extraer gas Shale, grupos ambientalistas advierten de los efectos nocivos para los mantos acuíferos, por el uso millones de metros cúbicos de agua asociado con químicos que son dañinos para la salud humana y de animales.  
 
El presidente de Amigos del Río San Rodrigo, Waldo Terry Carrillo, consideró que tras el anuncio de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex), de que la norteamericana Lewis se adjudicará la perforación mediante fractura hidráulica para obtener el energético, el futuro se ve catastrófico por los efectos que ello tendrá en el medio ambiente.
 
Consideró que el “fracking” (fracturación hidráulica) es una técnica de extracción de hidrocarburos que requiere la creación de pozos que pueden llegar a usar hasta 80 millones de litros de agua potable combinada con químicos tóxicos que hacen liberar el gas.
Foto: Internet
Dijo que se debe poner especial atención en la Paraestatal pues está comprobado que la técnica comúnmente utilizada, contamina el agua de las zonas cercanas a los pozos, además de afectar también el subsuelo y el aire, como se ha comprobado en el sur del estado de Texas.
 
La Ronda 1 que recientemente se dio a conocer, forma parte de la apertura de los primeros pozos, de 8 mil que se contemplan para los siguientes tres años, ubicando a los ejidos El Divisadero, La Muralla, San Vicente, Cristales, El Orégano, Madero del Río, en el municipio de Jiménez, y otros en el municipio de Guerrero
 
Mencionó que a pesar de lo que expertos señalan que no habrá afectación a los mantos superficiales por las profundidades que van de los 2.5 a 3 kilómetros para extraer agua, el riesgo es latente si no se toman las medidas de prevención correspondientes.
Consideró que de acuerdo al Instituto Mexicano del Petróleo, el gas o aceite Shale se encuentra a una profundidad de un kilómetro, aunque hay zonas detectadas en la parte sur, cerca de Nuevo Laredo, en la que es más  lo que se tiene que perforar.
 
En Coahuila se estiman reservas de 24 millones de barriles de gas de lutitas, un equivalente al 41 por ciento de las reservas de hidrocarburos que contempla Petróleos Mexicanos, lo que generara una inversión de 64 mil millones de dólares en los trabajos de perforación y extracción en los 1,500 kilómetros cuadrados, que cuben los municipios de Guerrero, Nava y Jiménez.