Foto: Tomada de Internet
Las posadas son una serie de festividades que se llevan a cabo en México desde tiempos de la Colonia

El mes de diciembre ha llegado y en todo el territorio mexicano, comienzan los preparativos para celebrar las Posadas, tradición que se extiende del 16 al 24 de este mes, nueve días justo antes de la navidad, y que ha alcanzado prestigio aun en otros países de Latinoamérica, donde se les conoce como “novena”.

Antes de la llegada de los españoles, los aztecas celebraban durante el mes de panquetzaliztli, equivalente al mes de diciembre, la llegada de Huitzilopochtli, que era el dios de la guerra. Estas solemnes fiestas comenzaban el día seis y duraban 20 días, en los cuales coronaban a su dios poniendo banderas en los árboles frutales y estandartes en el templo principal, a esta tradición se le conocía con el nombre de "levantamiento de banderas".

Las posadas son una serie de festividades que se llevan a cabo en México desde tiempos de la Colonia. Su origen es de carácter religioso, en el que se representa el peregrinar de José y María en su camino a Belén, pero desde finales del siglo XVIII forman parte de la cultura popular al ser organizadas por las familias.

Con el paso del tiempo, estas celebraciones dejaron las iglesias para arraigarse en los hogares de la gente, que habiendo nacido ya bajo la influencia católica, comenzaron a remplazar la liturgia con peregrinaciones alabando el nacimiento de Cristo en cantos populares como símbolo inequívoco del fenómeno de la fusión de culturas que caracteriza al país. 

Es precisamente después de la Independencia de México que comenzó a estilarse que cada colonia organizara festejos incluyendo a todos los vecinos durante los nueve días antes de navidad, en los que casa por casa se iba pidiendo posada cargando las imágenes de José y María, como ellos lo hicieran cuando Cristo iba a nacer, de acuerdo a la creencia católica, por lo que no es casualidad, que en esta época, adoptara esta celebración el nombre de Posadas.

En el México de la actualidad, las noches de diciembre todavía albergan los diálogos cantados por vecinos que fungen como peregrinos alumbrados por veladoras, pidiendo posada y esperando el afable desenlace en que se les permita pasar, para poder disfrutar del caliente ponche de frutas y de la piñata, momentos que guardan la esencia social de las Posadas, y que continúan representando un motivo de júbilo para el corazón mexicano que las celebra.

¿Cómo se pide Posada?

Una vez reunidos los invitados a esta celebración, se disponen a representar la solicitud de alojamiento que realizaron San José y la Virgen María en su peregrinar de la ciudad de Nazaret en camino a Belén. Para simbolizar este acontecimiento los invitados hacen dos grupos, uno de ellos debe salir de la casa acompañados de figuras que representan a los peregrinos, José y María, los cuales piden posada en la puerta entonando la siguiente letanía: 

EN EL NOMBRE DEL CIELO, OS PIDO POSADA, PUES NO PUEDE ANDAR, MI ESPOSA AMADA?

Mientras las personas que se quedaron en el interior deben negarla en un principio obligando a los peregrinos a continuar pidiendo posada unas tres veces más. 

AQUÍ NO ES MESÓN, SIGAN ADELANTE, NO LES PUEDO ABRIR, NO VAYA SER UN TUNANTE?

Para culminar esta parte de la tradición, se concede asilo a los peregrinos con la siguiente letanía: 

ENTREN SANTOS PEREGRINOS, PEREGRINOS, RECIBAN ESTE RINCÓN, QUE AUNQUE ES POBRE LA MORADA, LA MORADA, OS LA DOY DE CORAZÓN?

Es importante mencionar que durante la posada todos los integrantes llevan consigo velas y un cuadernillo con las letanías. Una vez concedida la posada comienza la convivencia entre los participantes, la cual llega a su máximo esplendor al momento de romper la piñata, la cual debe estar llena de fruta, dulces y colación. 

El papel de la piñata en las posadas simboliza el triunfo de la fe sobre el pecado y debe tener siete picos que representan los siete pecados capitales. Los dulces y la fruta simbolizan la gracia de Dios. La venda en los ojos es la fe. Dios es representado por el palo y las personas alrededor simbolizan a la iglesia quien indicará el camino para vencer el pecado. 

Posada

Los Peregrinos...
En el nombre del cielo,
yo os pido posada,
pues no puede andar,
mi esposa amada.

Los Hosteleros...
Aquí no es mesón,
sigan adelante,
no les puedo abrir,
no vaya a ser un tunante.

Los Peregrinos...
No sean inhumanos
Dennos caridad
Que el dios de los cielos
Se lo premiará.

Los Hosteleros...
Ya se pueden ir,
y no molestar
Porque si me enfado
Los voy a apalear

Los Peregrinos...
Venimos rendidos
Desde Nazaret
Yo soy carpintero
De nombre José

Los Hosteleros...
No me importa el nombre
Déjenme dormir
Pues yo ya les digo
Que no hemos de abrir

Los Peregrinos...
Posada le pido,
amado casero,
pues madre va a ser,
la reina del cielo

Los Hosteleros...
Pues si es una reina,
quien lo solicita,
¿cómo es que de noche
anda tan solita?

Los Peregrinos...
Mi esposa es María
Reina del cielo
Y madre va a ser
Del divino verbo

Los Hosteleros...
Eres tú José
Tu esposa es María
Entren peregrinos
No los conocía

Los Peregrinos...
Dios pague señores
Nuestra caridad
Y os colme el cielo
De felicidad

TODOS...

Dichosa la casa
Que abriga este día
A la virgen pura
La hermosa María.

Entren Santos Peregrinos,
Reciban este rincón,
que aunque es pobre la morada,
os la doy de corazón.