La India inició hoy la que se considera la mayor campaña de vacunación del mundo contra la COVID-19, que se va a llevar a cabo en todos los estados y territorios del país, con el que prevé vacunar a más de 300,000 trabajadores de la salud en su primera jornada.

La India emprendió este sábado "la mayor campaña de vacunación del mundo" contra la COVID-19, un despliegue que comienza en unos tres mil puntos del país y que prevé inocular a más de 300,000 sanitarios en su primera jornada.

El programa, que se lleva a cabo en todos los estados y territorios del país, fue lanzado esta mañana por el primer ministro indio, Narendra Modi, en una videoconferencia desde Nueva Delhi.

"Todo el país ha estado esperando por este día. Durante meses, niños, jóvenes y ancianos se han estado preguntando cuándo llegará la vacuna contra el coronavirus. Ahora ha llegado, y en muy poco tiempo, en unos minutos, la mayor campaña de vacunación del mundo comenzará en la India", dijo Modi poco antes del lanzamiento.

A las 11.14 (5.44 GMT), un trabajador de la salud del hospital público AIIMS de la capital india, recibió en presencia del ministro de Salud, Harsh Vardhan, la primera vacuna de esta campaña contra el coronavirus.

"Nunca antes se había llevado a cabo una campaña de esta naturaleza", subrayó Modi.

Un total de 3,006 centros de vacunación fueron habilitados para esta jornada. Cada uno administrará hoy la primera dosis a unos cien trabajadores de la salud del sector público y privado, identificados como prioritarios para la primera fase.

En esta fase 10 millones de sanitarios serán vacunados, seguidos de 20 millones de trabajadores de la primera línea en la lucha contra la pandemia, para inmunizar luego a alrededor de 270 millones de personas mayores de 50 años o con enfermedades crónicas graves.

Este primer grupo de 300 millones de personas abarcaría, para julio de este año, a casi una cuarta parte de los 1,350 millones de habitantes de la India.

En la campaña se están administrando dosis de Covishield, la fórmula desarrollada por la universidad británica de Oxford y el laboratorio AstraZeneca; y Covaxin, la vacuna indígena del laboratorio indio Bharat Biotech junto al Consejo Indio de Investigación Médica (ICMR).

El Gobierno de la India compró hasta ahora unos 17 millones de dosis, 10.5 millones de Covishield fabricada en el país por el Instituto Serum de la India; y 6.6 millones de Covaxin.

Ambas consiguieron el permiso del Controlador General de Fármacos indio para su "uso de emergencia" hace dos semanas, pese a que Covaxin se encuentra todavía en fase de pruebas y no se conocen los datos definitivos de su efectividad.

"Normalmente, se necesitan años para fabricar una vacuna, pero en tan poco tiempo, no una, sino dos vacunas 'Hechas en India' están listas. Mientras tanto, el trabajo sobre otras vacunas avanza a un ritmo acelerado", aseguró Modi durante la videoconferencia.

Los centros de vacunación, que dependen de una compleja red de distribución, estarán a partir de hoy interconectados con una estación central en Nueva Delhi desde la que el Ministerio de Salud velará por el cumplimiento de los protocolos, entre ellos la eficiencia de la cadena de frío para mantener las vacunas.

Una plataforma digital diseñada por el gobierno, Co-Win, "facilitará la información en tiempo real de las existencias de vacunas, la temperatura de almacenamiento y el seguimiento individualizado de los beneficiarios", adelantó el Gobierno.

Si bien la India experimenta una profunda disminución de los casos diarios reportados, por debajo de los 20,000 en la última semana frente al pico de la pandemia en septiembre con casi 100,000 infecciones diarias, el país sigue siendo el segundo más afectado, con 10.5 millones de contagios y más de 150,000 muertes