Valerie Neal y su entonces marido, Michael. Foto: Especial
Valerie admitió que pidió a su marido que pasara la aspiradora, pero asegura que en ningún momento tuvo una conducta controladora, delito que contempla el código penal británico

Reino Unido (Inglaterra).- Una mujer ha sido arrestada por "molestar" a su marido para que limpiara la casa. Valerie Neal, ha admitido que pidió a su marido, Michael, que pasara la aspiradora pero asegura que en ningún momento tuvo una conducta controladora, un delito que contempla el código penal británico.

La mujer de 59 años fue arrestada e ingresó 17 horas en la prisión antes de ser juzgada por su comportamiento controlador el abril pasado. 

Se casaron apenas en 2014, los problemas empezaron pronto. Foto: Especial

Neal aceptó una orden de alejamiento de dos años de su esposo, quien más tarde retiró la acusación. 

"Todo lo que le pedía era que pasara la aspiradora, que me preparara una taza de té o que limpiara los cristales", explica la mujer. "Si eso es tan molesto, lo tendré en cuenta, pero no creo que sea un delito penal", añade.

Valerie fue arrestada por 'conducta controladora'. Foto: Especial

"Sé que nuestro matrimonio era inestable, pero que me tratara así después del amor y la atención que puse a la relación fue devastador", continúa. 

La mujer también manifiesta que empezó a resentirse con su ahora ex marido por su oposición continúa a limpiar, informa Mirror. El hombre dejó su trabajo y se encerró en casa sin comer. 

Michael trabajaba en un gimnasio, al perder su trabajo la relación tuvo problemas. Foto: Especial

"Me dijo que entrenaba demasiado, que quería que limpiara cada día y que no comiera lo que cocinaba", habría dicho el hombre. 

"Me controlaba mucho, pero no estoy seguro de si habría tenido que ir a juicio o no", concluye el denunciante.

Ahora ya están divorciados. Foto: Especial

La conducta controladora puede comportar una pena de cinco años de prisión y es uno de los delitos más discutidos con juicios que se producen normalmente contra hombres. 

Desde que la ley entró en vigor en el 2015, 7.034 personas han sido arrestadas, pero solamente 1.157 han sido acusadas y 235 condenadas.