Foto: Archivo
Operan en Puebla, Tlaxcala, Veracruz, Guanajuato, Hidalgo y Querétaro

Los estados de Puebla, Tlaxcala, Veracruz, Guanajuato, Querétaro e Hidalgo se convirtieron entre 2016 y 2018 en los principales puntos de sustracción de gas licuado de petróleo (LP) por parte de grupos delictivos que también roban gasolina y diésel, indicaron funcionarios de la Fiscalía General de la República (FGR).

Por medio de las indagatorias iniciadas por el Ministerio Público de la Federación (MPF) han detectado que el número de tomas clandestinas en las que además de extraer combustibles se sustrae gas LP se multiplicaron en los tres años recientes al pasar de 70 a más de 200 casos en 2018, situación que ha generado pérdidas económicas por unos 20 mil millones de pesos anuales a Petróleos Mexicanos (Pemex).

Fuentes federales señalaron que grupos vinculados con los cárteles de Los Zetas y Jalisco Nueva Generación también están relacionados con la extracción ilegal de gas LP, en tanto que empresas privadas que se dedican a suministrar el combustible a compañías privadas y casas habitación también participan en la comercialización de este producto obtenido de manera ilícita.

Reportes oficiales señalan que se ha detectado la instalación de supuestas sucursales de reconocidas empresas distribuidoras de gas que operan durante algunos meses, abastecen tanto a unidades de transporte como a tanques domésticos a precios de oferta y desaparecen de manera intempestiva.

Por ello el MPF trabaja de manera coordinada con la Secretaría de Hacienda con el propósito de determinar cuántas empresas han reportado operaciones inusuales, en tanto se consultan y confrontan los registros de compra de gas LP con Pemex.