Vehículos y agente de la Patrulla Fronteriza se encuentran afuera del Centro Principal de Procesamiento de inmigrantes en McAllen, Texas. Foto: AP
El gobierno del presidente Trump enfrenta a diario críticas debido a las condiciones en las instalaciones de detención de migrantes.

Una adolescente guatemalteca se encontraba encorvada sobre una silla de ruedas y sostenía algo envuelto con una sudadera cuando una activista pro inmigrante se le acercó en una atestada instalación de la Patrulla Fronteriza en Texas.

La menor con colas de caballo abrió la sudadera y la activista quedó pasmada. Era una bebé muy pequeña nacida prematuramente que estaba en detención en lugar de donde la activista cree que debía encontrarse: la unidad neonatal de algún hospital.

Si uno mira a esta beba no hay duda que debería estar entubada y tener un monitor cardiaco”, dijo Hope Frye, voluntaria con el grupo defensor de inmigrantes que visita en diversas partes del país instalaciones donde hay migrantes menores para garantizar que esos lugares cumplen las normativas federales.

Frye y otros activistas dijeron que el caso pone de relieve las condiciones deficientes en las que los inmigrantes son mantenidos después de cruzar hacia Estados Unidos desde México en momentos en que el gobierno enfrenta la llegada diaria de un número sin precedentes de familias y menores. Los activistas anunciaron el viernes que los médicos quizá hagan revisiones de salud en la instalación a partir del sábado.

La madre, de 17 años, tuvo una cesárea de emergencia en México a principios de mayo y cruzó la frontera con su beba el 4 de junio, señaló Frye.

Médicos se encargarán de revisar la salud de inmigrantes detenidos en Texas. Foto: AP

Estaba en una silla de ruedas porque sufría intenso dolor cuando activistas legales la encontraron esta semana. La adolescente les dijo que cruzó la frontera por el Río Grande (llamado río Bravo en México) y necesitó que personas la cargaran. También contó que necesitó que la ayudaran a subir al vehículo de la Patrulla Fronteriza cuando la detuvieron.

la indignación suscitada en las redes sociales estaba previsto que madre e hija fueran transferidas el jueves a una instalación privada para inmigrantes menores de edad que no tienen padres.

La adolescente y su bebita se encontraban en una atestada instalación de procesamiento en McAllen donde están encerrados centenares de padres y menores en grandes áreas cercadas. El lugar atrajo la atención internacional el año pasado porque tenía detenidos a menores separados de sus padres. Los activistas señalan que el lugar contaba con jaulas demasiado frías. La enorme bodega convertida en centro de procesamiento es el mismo que las autoridades cerraron el mes pasado debido a un brote de gripe.

El gobierno del presidente Trump enfrenta a diario críticas debido a las condiciones en las instalaciones de detención de migrantes.

Cinco menores han muerto desde finales del año pasado después de su detención por parte de la Patrulla Fronteriza. Los inmigrantes son mantenidos en el exterior amplios periodos cerca de un puente en El Paso en condiciones que un profesor que visitó el lugar en fecha reciente describió como “una perrera humana”.

En un informe del Inspector General se determinó el mes pasado que había una fuerte sobrepoblación en un centro de procesamiento en El Paso, ya que 76 migrantes ocupaban una pequeña celda diseñada para 12 personas.

Los investigadores vieron en el lugar a inmigrantes parados arriba de retretes en su intento para tener un poco de espacio y respirar debido al hacinamiento de esa celda.