Foto: Tomada de Internet
Christine Rivière, de 51 años, ha dicho que quería pasar tiempo con su hijo yihadista en caso de que se enfrentara a una muerte temprana

Una mujer francesa radicalizada que siguió a su hijo a Siria, donde luchaba por el Estado Islámico, fue juzgada este jueves en París y podría ser condenada a 10 años de cárcel si es condenada.

Christine Rivière, de 51 años, apodada “Jihadi Granny” por los investigadores, ha dicho que quería apoyar a su hijo y pasar tiempo con él en caso de que sufriera una muerte prematura. Es acusada de conspiración criminal con miras a preparar actos terroristas.

Rivière, es la mayor de unas 30 mujeres detenidas bajo sospecha de vínculos con el terrorismo a lo largo de los viajes que ellas hicieron entre Francia y Siria. Mientras muchas de las mujeres son jóvenes, el caso de Rivière se destacó por su radicalización junto a su hijo.

Su hijo menor, Tylor Vilus, se convirtió al Islam en 2011, a los 21 años, se radicalizó, moviéndose a Túnez para involucrarse con grupos jihadistas allí. Rivière lo siguió a Túnez, también se convirtió y se apegó a las opiniones radicalizadas de su hijo.

Vilus partió hacia Siria en 2013 con el apoyo y estímulo de su madre y ella le envió dinero. Rivière fue arrestada en julio de 104 cuando supuestamente se estaba preparando para trasladarse permanentemente a Siria después de tres visitas previas a su hijo en las zonas de Isis en 2013 y 2014. Les dijo a los jueces que se sentía bien en Siria y prefirió vivir allí a Francia.

Rivière habría dicho a los investigadores: “Yo quería sacar el máximo provecho de mi hijo antes de morir… sé que va a suceder, por supuesto, y si lo hace, estaré feliz por él porque sé lo que eso significa para él. Sé que tendrá un lugar en el paraíso”.

Rivière negó haber apoyado financieramente al estado islámico, diciéndoles a los investigadores que era normal que ella enviara dinero a su hijo. Ella también negó personalmente luchar para el Estado Islámico. Cuestionada acerca de las fotografías que la mostraban que estaba fuertemente armada en Siria, dijo que llevaba un arma allí “como todos los demás”. Imágenes violentas de propaganda fueron encontradas en su computadora.

Vilus fue arrestado en Julio del 2015 en Turquía, viajando con un pasaporte sueco, y está en prisión en Francia esperando juicio. Está en curso una investigación sobre su papel en el Estado Islámico. S e espera que el juicio de Rivière dure dos días.

Con información de The Guardian