Foto: Especial
Aseguró que la reunión no representa un conflicto de interés por haberla hecho en casa del vicepresidente de Grupo Televisa y sostuvo que tener este tipo de reuniones en casa de un particular no resta a su investidura como presidente

El presidente Andrés Manuel López Obrador negó que su reunión con Jared Kushner, yerno y asesor de Donald Trump, haya sido “en lo oscurito”, ya que se informó de lo que se habló.

El tabasqueño calificó la reunión, realizada en la casa del ejecutivo de Televisa, Bernardo Gómez, de “normal” y descartó algún conflicto de interés.

“Lo hicimos así porque lo consideramos normal, hacerlo en ese plan, de amistad, cenamos ahí. No fue una reunión rígida, acartonada, fue una conversación circular, como son a veces esas reuniones muy importantes”, dijo.

Explicó que el horario se ajustó a las agendas de él y del representante de Estados Unidos y que “se vieron las opciones y se ofrecieron que podría ser ahí, dije yo, sí, acepté, así fue, ¡tan, tan!”, respondió al ser cuestionado sobre el encuentro en su conferencia matutina.

Aseguró que la reunión no representa un conflicto de interés por haberla hecho en casa del vicepresidente de Grupo Televisa ya que tanto él como Kushner comparten esa amistad. Dijo que comprendía que “haya celos y sentimientos”.

Jared Kushner. Foto: Especial

“Así se dieron las circunstancias. A lo mejor me reúno en casa de un periodista amigo, en casa de un campesino, en casa de un maestro. Hay también la coincidencia de que se tiene amistad de las partes, entonces fue en ese ambiente de amistad, nos sentimos cómodos”.

El mandatario sostuvo que tener este tipo de reuniones en casa de un particular no resta a su investidura como presidente.

“No se me quita nada, soy respetuoso de la investidura presidencial, si fuese a hacer algo indigno, no podría reunirme con nadie, pero tengo mi autoridad moral para asistir a cualquier encuentro”, aseguró.