Vocación. La economía de la Región Carbonífera gira en torno a la producción de carbón, por lo que miles de familias dependen de la explotación del mineral. Foto: Archivo
Dentro de 12 años ya no se permitirá la extracción del mineral, de acuerdo con un convenio internacional
No es correcto que las familias pierdan su empleo (de la Región Carbonífera) y el Gobierno no lo debe permitir”.
Silvia Garza Galván, senadora.

El reto para todos los niveles de Gobierno es cambiar la vocación de la Región Carbonífera en un periodo de 12 años (para 2030), cuando se prohibirá la extracción de carbón, de acuerdo con un convenio internacional firmado por México, señaló Silvia Garza Galván.

La senadora por Coahuila recordó que de la actividad extractora del mineral dependen miles de empleos directos e indirectos.

“Los gobiernos Federal, Estatal y municipales, junto con el sector privado, deberán transformar la vocación productiva de la Región Carbonífera, eso es un hecho”, destacó.

Dentro de las acciones para enfrentar el cambio climático, 23 países, entre ellos México, firmaron un acuerdo internacional en Bonn, Alemania, para que en 12 años se termine con la extracción del carbón.

“Ya no habrá más extracción de carbón para 2030, esto es un acuerdo que encabezan Inglaterra y Canadá, pero vamos a estar muy atentos para ver cuáles son los pasos que se van a dar.

“Hay que ver cómo van a quedar las familias y protegerlas pues hoy dependen del mineral. Debe ser una transición suave para lo que va a pasar, y es lo que tiene que hacer el Gobierno”, destacó.

Garza Galván consideró que las autoridades ya deben haber empezado a idear un programa para cumplir con este acuerdo.

“Ya deberían estar diseñándolo porque no es correcto que las familias pierdan su empleo y el Gobierno no lo debe permitir; se debe implementar una estrategia apropiada para lo que se avecina, a fin de no golpear a la economía de las familias”, alertó.

La senadora advirtió que por ningún motivo permitirá que se golpee a las familias de la Región Carbonífera.

“Los gobiernos deben impulsar otro tipo de industria en la zona para ofrecer empleos, por ejemplo, en el cambio de vocación productiva se puede impulsar la producción de equipos e implementos requeridos para la instalación de granjas solares en la misma Región Carbonífera, y se puede vender esta energía a la Comisión Federal de Electricidad, sin lastimar los ingresos de las familias”, expresó.

¿Lo sabía?La Región Carbonífera de Coahuila está integrada por cinco municipios: Melchor Múzquiz, San Juan de Sabinas, Sabinas, Juárez y Progreso.
Suman más de 20 mil empleos directos los que dependen de la actividad minera.