Bazar Escobedo de Saltillo; 20 años de vender artículos con historia

Coahuila
/ 16 septiembre 2021

Evaristo Vallejo, gusta de adquirir y poner a la venta antigüedades que ‘son muy solicitadas por cierto sector de la población saltillense y suelen venderse en un precio importante’.

Todo empezó hace 20 años cuando Evaristo Vallejo, propietario del Bazar Escobedo de Saltillo que se localiza en la Zona Centro de la ciudad, comenzó a vender las pertenencias de su padre, quien también fue un coleccionista de antigüedades y comerciante de pinturas de artistas locales.

Este bazar es un lugar en donde se ofertan muebles de madera originales de los años setenta y noventa, así como del estilo moderno; revistas, libros del año 900 –y de más actualidad–, monedas de colección numismática; cámaras de cine clásicas, entre otros artículos de interés para los coleccionistas.

“Principalmente manejo las antigüedades y artículos que pudieran resultar de primera necesidad como comedores de diseño de antaño, muebles de madera, sillas convencionales de madera, cilindros de gas, entre otros artículos que son de colección; libros, pinturas, entre otros artículos que resultan ser de interés para cierto tipo de personas”, comentó Evaristo.

De preferencia, Evaristo Vallejo gusta de adquirir y poner a la venta antigüedades que, a decir del entrevistado, “son muy solicitadas por cierto sector de la población saltillense, aunque no se venden muy seguido, pero suelen venderse a un precio importante”.

Algunas cosas sí se tardan un rato porque necesita llegar la persona idónea que le guste esa pieza que uno está ofreciendo, siempre llega la gente que lo necesita, a veces pasa poco tiempo, a veces mucho, pero siempre se la lleva alguien de lo que está en exhibición”, comentó a VANGUARDIA.

UN HOBBIE

Los precios máximos que se han establecido en los artículos de antigüedad que se han puesto a la venta en este bazar llegan hasta los 5 mil pesos; el resto de los objetos se “rematan” hasta en 150 pesos pese a que el costo de los artículos tiene un valor mayor.

“Manejo precios bajos; son objetos que trae la familia, que son obsoletos, que están guardados y que requieren de un nuevo dueño, en otros tiempos los almacenaba y los dejaba ahí por años, pero es mejor ponerlos en venta”, explicó Evaristo Vallejo.

La venta de objetos antiguos no es redituable, según consideró el comerciante, “se trata de un hobbie, hay gente que sí vive de esto, pero necesita tener un inventario muy grande para que llegue mucha variedad”, señaló.

En la ciudad de Saltillo hay aproximadamente 2 mil bazares de distintos giros que se han ido posicionando desde hace unos diez años a la fecha, de acuerdo con lo que comentó Vallejo.

“Por lo regular son negocios que utiliza la gente para obtener ingresos extras, no como para vivir, en realidad no conozco a nadie que viva con artículos que venda de bazar”, explicó.

LA EXPERIENCIA

“Yo crecí con cosas antiguas en mi casa ya que mi padre también se dedicaba a la colección de monedas, tenía libros de numismática; ponía a la venta pinturas al óleo y de distintas técnicas. Incluso llegué a poner a la venta su ropa, trajes sastre, zapatos, un sinfín de artículos que le pertenecieron”, declaró Vallejo.

Dijo que su padre le habría heredado todas sus pertenencias, mismas que “tuvieron muchísima aceptación entre los compradores, hace 20 años atrás. En lugar de acumular o tirar, mejor ponemos a la venta”, recalcó el vendedor.