Coahuila 2030: una agenda para el desarrollo sostenible

Opinión
/ 14 octubre 2021
true

El 25 de septiembre de 2015 la Organización de las Naciones Unidas aprobó una agenda denominada “Transformar Nuestro Mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”. Este consenso universal incluye 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible que plantean para los países miembros un compromiso global a implementar para el 2030.

Es un marco de política pública que permite focalizar la cooperación internacional, a partir de una programación universal que los líderes del mundo han discutido para guiar el desarrollo de nuestras comunidades. Son objetivos, sin duda, que la sociedad internacional aspira a lograr: fin de la pobreza, hambre cero, ciudades sostenibles, igualdad de género, paz, justicia e instituciones sólidas, entre otros.

¿Cómo se articulan estos objetivos mundiales en contextos locales? Coahuila es un buen ejemplo para entender que el desarrollo sostenible no es de ocurrencias ni de creatividades. Las instituciones en Coahuila, durante la última década, han generado, mantenido y fortalecido una relación de cooperación internacional con diferentes agencias de las Naciones Unidas que permite desarrollar buenas prácticas para lograr los objetivos de esta agenda mundial.

Coahuila, en efecto, tiene indicadores relevantes que le permiten tener condiciones favorables para desarrollar los objetivos conforme a sus planes y programas locales de desarrollo. Nuestro estado es la tercera entidad territorial más grande de la República. Su población de más de 3 millones de personas se divide en más del 90 por ciento en zonas urbanas, pero su perfil regional exige un mayor esfuerzo institucional porque las autoridades deben desplegar, en forma equilibrada, ordenada y diferenciada, su acción en las cinco diferentes regiones del estado.

Coahuila, por ejemplo, es el cuarto estado con menor pobreza y el sexto con menor pobreza extrema. Somos el quinto lugar con el PIB per cápita más alto del País. Somos el quinto lugar en competitividad. Somos el primer lugar nacional en fabricación de autopartes y vagones de ferrocarril. Primer lugar mundial en producción de plata refinada y sulfatos. Primer lugar nacional de carbón y acero líquidos. Segundo lugar nacional en producción de barita, dolomita y fluorita. Primer lugar en producción de leche de ganado caprino y melón. Segundo lugar nacional de leche de ganado bovino y carne caprina. Somos el segundo estado que más exporta en el País. Somos el cuarto lugar de inversión extranjera directa.

En materia de empleo, somos el segundo lugar con menor informalidad laboral. Un dato relevante: durante la pandemia se perdieron más de 40 mil empleos. Al día de hoy, se han recuperado y generado más de 60 mil, es decir, la crisis del coronavirus no generó una mayor crisis laboral por la fortaleza de nuestro sector empresarial.

En seguridad pública, Coahuila ha tenido una gran transformación. En menos de 10 años de tener una de las ciudades más inseguras del mundo, Coahuila ocupa el segundo lugar más seguro de la República. Esta política se basa en una estrategia de coordinación efectiva con los diferentes ordenes de Gobierno, en especial con el Ejército y la Guardia Nacional, con estados vecinos, con el fortalecimiento del marco legal, la mejor infraestructura de seguridad, la dignificación del servicio policial, la depuración policial y la capacitación en derechos humanos, entre otras. Coahuila, sin duda, es un buen ejemplo de que la seguridad no es una tarea imposible si existe orden, inteligencia y coordinación.

Estos datos contextuales explican en gran medida las condiciones que tiene el Estado para enfrentar con mayor éxito sus retos y desafíos en las diferentes áreas, funciones y servicios públicos. Coahuila, por tanto, es como si fuera una locomotora en acción que sólo hay que ponerle el combustible necesario para que no pare y, por tanto, el conductor sólo debe guiar el destino en forma prudente e inteligente para lograr mejores resultados.

Esto no quiere decir, por supuesto, que no tengamos problemas, que existan deficiencias o situaciones de injusticia a erradicar. Sí, pero en realidad estamos en una situación muy diferente a otras entidades que nos permite implementar, sociedad y Gobierno, un conjunto de buenas prácticas en materia de salud, economía, justicia, medio ambiente, energía, migración, derechos humanos, etcétera.

SEMANA INTERNACIONAL

Durante toda la semana, estuve como juez en diferentes reuniones que convocó el Gobierno del Estado, las agencias en México de las Naciones Unidas y la Unión Europea, para conocer nuevas áreas de cooperación internacional, con el apoyo y asesoría técnica de la Academia IDH.

Sin duda, Coahuila es una entidad que tiene fortalezas y oportunidades para mayor crecimiento. En materia de justicia, con el enfoque de derechos humanos, se debe desarrollar una nueva agenda que permita instituciones judiciales más solidas que permitan paz y justicia como uno de los objetivos prioritarios de la agenda. En eso nos debemos concentrar: un poder judicial más solido para el 2030.