‘Acosadores a bordo’ evidencia la violencia de género en el transporte público

Artes
/ 19 septiembre 2021

Basado en un estudio sobre el tema a cargo de Diana Infante Vargas, recoge 12 testimonios que le ponen rostro a la realidad de muchas mujeres saltillenses que se han visto violentadas en el transporte público de la ciudad

Viajar en el transporte público de Saltillo es, para las mujeres de esta ciudad, más que un mero trámite del trajín diario. Con los números como respaldo, además de la experiencia propia y los testimonios de 12 mujeres que dan rostro a la realidad, la investigadora Diana Infante Vargas expone el reto que es para ellas la movilidad urbana, ante el riesgo de ser víctimas de violencia de género.

Esta problemática, que no ha sido reconocida por las autoridades municipales, ahora ya tiene una plataforma que sí reconoce su existencia y gravedad en el libro “Acosadores a bordo, un estudio sobre la violencia de género en el transporte de Saltillo”, que Infante Vargas desarrolló a partir de una investigación de maestría en la Universidad de Cardiff, en Reino Unido y que ahora complementa con 12 testimonios de mujeres violentadas en este sistema de transporte urbano, además del suyo, ocurrido hace dos años y detonante de su preocupación por el tema.

El libro, publicado por la Editorial Cerdo de Babel en colaboración Medio Pliego y Grupo Vanguardia, se presentará por primera vez este lunes 20 de septiembre, en el marco de la Feria Internacional del Libro Coahuila 2021, a las 17:30 horas en la sala Enriqueta Ochoa, con la presencia de la autora, acompañada por Paola Aguirre, María West y Saray Colín.

$!‘Acosadores a bordo’ evidencia la violencia de género en el transporte público

En entrevista con VANGUARDIA, la investigadora destacó que si bien este texto parte de los datos duros que obtuvo en su estudio, su objetivo es mostrar el contexto de la problemática a través del testimonio de “11 mujeres de Saltillo que han sufrido violencia de género en el transporte público y una activista de la Red de Mujeres de la Laguna, ella estuvo involucrada cuando ONU Mujeres quiso implementar un protocolo de violencia de género en el transporte en Torreón y durante el libro va narrando los retos que tuvieron, cómo es que evolucionó ese proyecto y porqué es que sí funcionó o no funcionó”, dijo.

Infante Vargas comentó que para realizar las 12 entrevistas contó con el apoyo de la psicóloga Berenice de la Peña, directora de la Facultad de Psicología de la UAdeC, quien la asesoró en el desarrollo de los cuestionarios y sirvió de acompañante para estas mujeres al momento de que tuvieron que revivir esos episodios para compartirlos.

La autora también destacó que tanto para estas entrevistas como para la encuesta del estudio la convocatoria fue tal que, en el primer caso tuvieron que dejar fuera a algunas, y en el segundo sorprendió a los investigadores de Reino Unido porque, contó, “era una muestra muy alta, ese tipo de muestras no se agarran a nivel maestría y es un indicador de qué tan problemático es el escenario de violencia de género en el transporte público”.

“Es muy estremecedor escuchar el pánico y el miedo de las mujeres al contar su historia”, agregó sobre los testimonios, “el decir, fui a levantar un reporte y resulta que cuando fue al Ministerio Público le dieron una carpeta de investigación con mi dirección, mi nombre completo, con todos mis datos a la persona que me agredió”.

$!‘Acosadores a bordo’ evidencia la violencia de género en el transporte público

“A mí me parece que muchas veces se intenta ir por el dato duro de los estudios y lo entiendo perfectamente, los datos nos ayudan a tener una idea de qué tan grande es esto, con qué estoy lidiando, pero la cara humana del estudio, lo que te cuenta qué está pasando, cómo se vive en realidad, es tan impactante como el dato duro. Y eso es lo que traen los testimonios al estudio, les dan un contexto, lo ponen en perspectiva”, continuó.

En este sentido el libro ofrece además de recuentos de los episodios de violencia también la consecuencia de estos, que van desde cambios en la rutina, al tener que adaptarse a ya no usar transporte público debido al trauma generado, hasta cuestiones más radicales que “al final del día terminan por sesgar nuestra libertad en la ciudad. Empezamos esta cadenita de cómo me mantengo segura, cómo evito que me violenten”, expresó.

Asimismo, Diana considera que el que este proyecto haya servido como una plataforma para que estas mujeres pudieran ser escuchadas, cuando no lo fueron en el pasado, es un gran logro, además de un punto de partida “para que de aquí en adelante empecemos a razonar cómo entendemos nuestros sistema de transporte público con una perspectiva de género”.

Sobre esto último aclaró que al hablar de perspectiva de género no se refiere solo a los beneficios que obtendrán las mujeres, sino todos, pues, explicó, “tener en cuentas las vulnerabilidades de las mujeres es tener en cuenta las vulnerabilidades de todos los usuarios, es planear para todos los usuarios”.

Para concluir comentó que “me siento muy orgullosa con este proyecto es que es un trabajo que se hizo en colectivo”, e incluyó en sus agradecimientos las más de 600 mujeres que participaron en la encuesta, a las 12 de las entrevistas, a Sergio Castillo y Jerónimo Valdés del Cerdo de Babel, quienes “acogieron el proyecto y lo convirtieron en lo que ahora es, no es un estudio que se lee frío de manera académica, es algo que te cuenta una historia, que te está dejando entrar a la vida de esas 12 mujeres y de la mía y que te enseña los efectos que tiene el vivir un episodio de violencia de género en el transporte público”.

El libro se encuentra en venta en la Taberna el Cerdo de Babel, el restaurante Flor y Canela, y en el Estanquillo de la Librería Carlos Monsiváis, así como en el stand de la Secretaría de Cultura, que acoge a varias editoriales independientes, en la FILC.

Sobre esto último aclaró que al hablar de perspectiva de género no se refiere solo a los beneficios que obtendrán las mujeres, sino todos, pues, explicó, “tener en cuentas las vulnerabilidades de las mujeres es tener en cuenta las vulnerabilidades de todos los usuarios, es planear para todos los usuarios”.

Para concluir comentó que “me siento muy orgullosa con este proyecto es que es un trabajo que se hizo en colectivo”, e incluyó en sus agradecimientos las más de 600 mujeres que participaron en la encuesta, a las 12 de las entrevistas, a Sergio Castillo y Jerónimo Valdés del Cerdo de Babel, quienes “acogieron el proyecto y lo convirtieron en lo que ahora es, no es un estudio que se lee frío de manera académica, es algo que te cuenta una historia, que te está dejando entrar a la vida de esas 12 mujeres y de la mía y que te enseña los efectos que tiene el vivir un episodio de violencia de género en el transporte público”.

El libro se encuentra en venta en la Taberna el Cerdo de Babel, el restaurante Flor y Canela, y en el Estanquillo de la Librería Carlos Monsiváis, así como en el stand de la Secretaría de Cultura, que acoge a varias editoriales independientes, en la FILC.