‘Nevermind’ el disco que marcó una generación, a 30 años de su debut este es su legado

Show
/ 24 septiembre 2021

Este álbum marcó un antes y un después en la historia de la música, con un característico sonido sucio y una fusión musical oscura y calmada, Nirvana logró influenciar a toda una generación

Entender la historia de la música internacional de finales del siglo XX sería imposible sin mencionar a Nirvana, banda clave del movimiento alternativo norteamericano y símbolo de una generación ávida de nuevos sonidos.

Amado por muchos y odiado por otros, si hay algo que no se le puede negar a “Nevermind” de Nirvana es su influencia y vigencia a 30 años de su publicación.

La década de los 90’s comenzó sin grandes sobresaltos en cuanto a música internacional se refiere, el glam metal que había reinado durante fines de los 80’s comenzaba su caída y Michael Jackson reinaba las listas de ventas y popularidad, el rock si bien no estaba muerto, no parecía tener mucho que ofrecer para la entonces denominada Generación X.

A principios de los 90’s, Kurt Cobain, Krist Novoselic y Dave Grohl gozaban de cierto éxito a nivel independiente, tenían ya un disco en su haber (“Bleach”, en el cual no había participado Grohl), pero su interés por formar parte de una disquera importante los llevó a dejar el sello independiente Sub Pop que los vio nacer, para posteriormente migrar a David Geffen Records, en donde su historia se escribiría con letras de oro.

“Jonathan Poneman de Sub Pop me llamó de la nada a principios de 1990. Querían que trabajara con Nirvana. Dijo que serían tan grandes como The Beatles. Pensé que solo estaba siendo descarado” declaró años después Butch Vig, productor del disco a quien la banda eligió debido al trabajo que había realizado con la banda Killdozer, eso sería el principio de una relación que a la postre sería clave para la gestación de “Nevermind”, que este 24 de septiembre celebra tres décadas.

Grabado y mezclado en los ahora míticos estudios Sound City de Los Ángeles, California, (cuya historia tanto del estudio como de la grabación del álbum inmortalizara el baterista Dave Grohl en el documental del mismo nombre que dirigiera en el año 2013 tras adquirir la consola del estudio con la cual se realizaron discos multipremiados de bandas como System of a Down, Santana o Guns & Roses), las sesiones tuvieron lugar durante los meses de mayo y junio de 1991, las cuales sucedieron sin grandes sobresaltos debido a que la banda había ensayado los temas durante varios meses a excepción de las letras escritas en su mayoría por Kurt Cobain, varias de las cuales se terminaron incluso minutos antes de ser grabadas.

Con un sonido muy distante de lo que se había hecho durante la década posterior, una mezcla de punk rock y pop melódico que no pocos asocian como una mezcla entre Black Sabbath y The Beatles, Nirvana se presentaba al mundo de manera contundente el 10 de septiembre de 1991 con su primer sencillo “Smells like teen spirit”, hoy un himno de dicha generación, 14 días después, “Nevermind “finalmente vería la luz y desde entonces nada fue igual, ni para la banda, ni para la radio, ni para la historia de la música.

Al sonido del disco, solamente una portada igual de contundente podía hacerle juego y bajo las ideas de Kurt Cobain, Robert Fisher, director de arte de Geffen Records y el fotografo Kirk Weddle, crearon la icónica tapa del disco que hoy además de ser un refente cultural, forman parte de la colección del Museo de Arte Moderno de New York (MoMa), además de una demanda por supuesta pornografía infantil interpuesta el pasado mes de agosto por Spencer Elden, el bebé protagonista quien hoy cuenta con 30 años y que contradictoriamente recreo la escena en varias ocasiones, pidiendo ahora una cifra equivalente a los 45 millones de pesos por daños.

12 temas, más uno oculto repartidos en 42 minutos y 38 segundos, fue lo que le bastó al trío para hacerse de un lugar en la historia de la música; certificado con 35 millones de copias vendidas, 100 mil de ellas en México, “Nevermind” se ubica así dentro del puesto 31 de los discos más vendidos en la historia de la música, así mismo la revista Rolling Stone lo ubica como el mejor de los 100 discos de los 90s y el 6° dentro de su conteo de los 500 mejores discos de todos los tiempos y si bien la palabra final la tienen el escucha, su importancia, trascendencia e influencia en la música y cultura popular es innegable, “el álbum que garantizó que los 90s no apestarían”, como bien lo dijera la misma revista Rolling Stone y que efectivamente así fue, ya que los 90s nos regalaron grandes discos, pero que ninguno de ellos pudo igualar la mística que hasta hoy sigue teniendo “Nevermind”.