Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

El Chicago Invertido: Una miniciudad bajo tierra

Vida
/ 4 junio 2021

En Chicago se construirá un complejo subterráneo multipropósito, para revitalizar un extenso terreno que la industria del acero dejó desocupado, a una profundidad donde no se perturbará el suelo contaminado y la temperatura ambiental es constante, permitiendo ahorrar energía en climatización

La nueva infraestructura comercial, que se construirá a una media de 91 metros (300 pies) bajo el nivel del suelo en el sureste de la ciudad de Chicago (Illinois, EE. UU.) se llamará ‘The Invert Chicago’, porque a diferencia de las grandes superficies y los centros empresariales convencionales, se construirá de modo invertido, es decir hacia abajo en vez de hacia arriba.

"Algunas personas han dicho que estamos locos, pero lo cierto es que este proyecto es 100 por ciento posible", señalan sus impulsores (https://youtu.be/_UlORRpdJEQ). 

El extenso terreno junto al río Calumet donde se construirá este complejo empresarial subterráneo albergaba la industria del acero, pero el área está desocupada desde que esas plantas industriales comenzaron a cerrar en los decenios de 1970 y 1980, en parte porque el suelo quedó tan contaminado que ningún desarrollador puede permitirse limpiarlo, según Fast Company.

Este nuevo proyecto (https://theinvertchicago.com) devolverá puestos de trabajo al vecindario y se construirá a una profundidad donde se evitará perturbar el suelo contaminado y que además tiene la ventaja de que mantiene una temperatura ambiente estable incluso en inviernos bajo cero o veranos sofocantes, asegura esta publicación estadounidense de tendencias.

$!El Chicago Invertido: Una miniciudad bajo tierra

Este complejo subterráneo de negocios revitalizará unas 56,65 hectáreas (140 acres) de tierra y ofrecerá unos 550.000 metros cuadrados (6 millones de pies cuadrados) netos de espacio de usos múltiples con clima controlado a 76-106 metros (250-350 pies) bajo de la superficie, en 11118 S. Buffalo, en Chicago.

UNA ‘LOCURA POSIBLE’ QUE COMENZARÁ EN 2023

La construcción de este complejo inmobiliario podría comenzar pronto, en 2023, con los primeros 23.200 metros cuadrados (250.000 pies cuadrados) de espacio alquilable que se prevé que estarán disponibles dentro de los 3 años siguientes al inicio de la construcción, según adelanta a EFE, Steve King, presidente de The Invert Chicago (TIC).

Se prevé que un espacio subterráneo inicial podría estar disponible para 2024. El espacio terminado tendrá dos niveles, con un techo de 12 metros (40 pies) de altura, y acceso mediante modos de transporte múltiples, de acuerdo al proyecto.  

Señala que la totalidad de la superficie de este emprendimiento podría tardar entre 12 y 15 años en completarse, dependiendo de las condiciones del mercado, y que hay muchas posibilidades de construir en el futuro otros complejos de estas características en otras ubicaciones de Estados Unidos y en el mundo.

Se seguirá creando más espacio subterráneo cada año, dependiendo de la demanda, según explican desde TIC. 

$!El Chicago Invertido: Una miniciudad bajo tierra

“Para un cambio sustancial real que brinde oportunidades para las generaciones venideras, se requieren grandes ideas y cambios audaces; hay que pensar de manera diferente que en el pasado. Y este proyecto solo está limitado por la imaginación”, según King.

El sitio del proyecto, que funciona actualmente como una terminal marítima, ferroviaria y de camiones, fue utilizado durante la mayor parte del siglo XX por la industria del acero,  que después cerró dejando la propiedad contaminada y la tierra en un estado de deterioro bastante malo, señala.

Rehabilitar este sitio abandonado para un posible desarrollo a ras del suelo tendría un costo prohibitivo, pero TIC ha encontrado una solución imaginativa para revitalizar la zona: invertir el proceso de construcción y edificar ‘debajo de la superficie’ en lugar de hacerlo ‘desde la superficie’ hacia arriba, señala. 

Se prevé que este proyecto creará cientos de puestos de trabajo en la construcción durante varios años y miles de puestos de trabajo permanentes y bien remunerados para una amplia gama de industrias y empleadores, según Alberto I. Rincón, director de Planificación Comunitaria de TIC.

La temperatura y la humedad naturalmente constantes que ofrece este tipo de construcción son ideales para usos como la agricultura vertical, la computación ‘en la Nube’, los trabajos de laboratorio, la fabricación ligera, la logística y el almacenamiento especializado, por ejemplo médico, según Rincón.

$!El Chicago Invertido: Una miniciudad bajo tierra

UNA CIUDAD SUBTERRÁNEA A PEQUEÑA ESCALA

Explica que las técnicas constructivas necesarias para este gran espacio multiusos bajo tierra, ya se han utilizado en toda la ciudad en grandes proyectos como redes de túneles para uso peatonal y vial, transporte de pasajeros y cargas y control de inundaciones, así como aparcamientos y estaciones de tren CTA, entre otras infraestructuras subterráneas.

La mayoría de los edificios y almacenes, de hasta cerca de 100.000 metros cuadrados (un millón de pies cuadrados), son de naturaleza vertical. The Invert va a poner literalmente esas construcciones bajo tierra, en espacios mucho más grandes, según Isaac Yun, vicepresidente de diseño de TIC.

Señala que la construcción subterránea ofrece ventajas ambientalmente sostenibles, al utilizar muchos menos materiales como techos, ventanas, aislamiento y acero que los edificios verticales, y poder llevar al sitio la mayoría de los materiales de construcción en barcazas, embarcaciones de lago o ferrocarriles, en lugar de transportarlos en camiones.

The Invert admite que este proyecto traerá tráfico adicional a la zona, pero señala que el tipo de empresas e inquilinos que alojará este complejo requerirá un 20 por ciento menos camiones que los que se calcula que circulará en 2040 en esa misma área, según prevé la agencia de planeamiento urbano CMAP, que no contó con este emprendimiento cuando efectuó esas previsiones. 

Yun destaca que el proyecto no perturbará las partes contaminadas del terreno, desarrollándose alrededor y debajo de esas tierras para crear un espacio subterráneo comercializable, evitando riesgos adicionales para la salud, así como la necesidad de costos especiales de excavación, transporte y vertedero.

Debido a que las temperaturas en el subsuelo son estables durante todo el año, se espera que el uso de energía se reduzca en aproximadamente un 75 por ciento en comparación con las instalaciones tradicionales de superficie, según Yun.

$!El Chicago Invertido: Una miniciudad bajo tierra

Asimismo se instalarán sistemas de energía solar al aire libre para iluminar y ventilar las instalaciones subterráneas, y alimentar otros servicios públicos, lo que permitirá equilibrar la energía producida y consumida en el sitio, y se añadirá vegetación para reverdecer la superficie, mientras que el corazón y el alma del proyecto estarán bajo tierra, según este experto.

En este futuro espacio subterráneo podrían instalarse, además de empresas, un centro de salud y bienestar, un espacio de reunión comunitario, un área recreativa y para fútbol, un sitio de aprendizaje para adultos y programas extracurriculares para estudiantes y un espacio de trabajo compartido para profesionales y emprendedores, entre otras ideas aportadas por la comunidad. 

COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio