Parece una orquesta desafinada. El jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, dice que vienen más recortes al presupuesto y asegura que van a pasar de la austeridad republicana a la pobreza franciscana. El secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, dice que no viene un recorte, pero sí una reasignación presupuestal. Su subsecretario, Arturo Herrera, declara que el presupuesto es dinámico y siempre se está ajustando.

La orquesta no está desafinada. Si revisamos a detalle sus declaraciones, todos están interpretando la misma partitura. Quizá lo que falta es una dirección de orquesta que los haga tocar parejitos.

Porque en el fondo todos están diciendo lo que escucharon de su jefe: el presidente Andrés Manuel López Obrador está preparando lo que él llama un recorte presupuestal de 200 mil millones de pesos. Y lo está preparando casi personalmente.

Desde tiempos de la transición, cuando se cocinaba el Paquete Económico 2019, el Presidente mostró una inesperada pasión por arrastrar el lápiz y hacer cuentas. Se sentaba por horas a revisar los interminables números del Presupuesto para decidir qué y dónde mover. No dejaba esto sólo en manos de su equipo financiero.

Así que los funcionarios más entendidos en temas económicos (como Romo, Urzúa y Herrera) no saben aún qué les va a entregar el Presidente, tijera en mano, ni cómo se le tiene que llamar oficialmente en el argot financiero para que no genere inquietudes ni falsas expectativas.

Todo esto me lo aseguran fuentes de primer nivel en el equipo presidencial. Señalan que viene un recorte de 200 mil millones de pesos al presupuesto federal. Ya veremos cómo le llaman.

Mientras tanto, hay dudas y preocupaciones sobre qué hará el Gobierno Federal con el Fondo de Estabilización Petrolera que tiene casi 300 mil millones de pesos. Se diseñó y se ha empleado como un seguro frente a las fluctuaciones del precio del petróleo. El impulso inicial de la nueva administración fue gastárselo. Luego, me dicen, el presidente cambió la señal y pidió no gastarse ese dinero. Pero ya recientemente parece que están pensando en sí hacerlo. Para muchos especialistas la idea es tan buena como dejar de pagar el seguro de un coche calculando que nadie te va a chocar, o que si te chocan va a salir con polish.

SACIAMORBOS

Normalmente, cuando un país manda una carta a otro, se envía a través de los canales diplomáticos. De las cancillerías, pues. Sin embargo, la carta del presidente López Obrador a España no pasó por la Secretaría de Relaciones Exteriores. Fuentes oficiales me informan que fue enviada directamente desde la oficina presidencial. Y si me apuran, a juzgar por una serie de elementos, quizá no salió de ninguna oficina de gobierno, sino de la casa del primer mandatario.

@CarlosLoret