Un aterrizaje brusco provocó que el avión saliera de la pista y deteniéndose en la hierba, por lo que de inmediato se activó el plan de emergencia donde el departamento de bomberos del aeropuerto llegó a la escena en cuestión de minutos y extinguió un incendio

Una aeronave no tripulada (UAS por sus siglas en ingles) de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) que realiza vuelos de reconocimiento en la frontera de Texas con Coahuila, sufrió un accidente al realizar un aterrizaje forzoso en una pisa de la base de operaciones en San Ángelo, Texas.

De acuerdo con el reporte del Sistema de Aeronaves No tripuladas (UAS), luego de realizar una misión de vigilancia de ruina, el avión, al momento de llegar a la base de operaciones en Mathis Field, Aeropuerto Regional de San Ángelo, ese viernes el 15 de mayo, la rueda delantera se colapsó, perdiendo el control sacándolo de la pista.

El aterrizaje brusco provocó que el avión saliera de la pista y deteniéndose en la hierba, por lo que de inmediato se activó el plan de emergencia donde el departamento de bomberos del aeropuerto llegó a la escena en cuestión de minutos y extinguió un incendio.

La aeronave sufrió severos daños por el fuego causado, no se registran heridos por el incidente, por lo que el Departamento de Aduanas ha ordenado una investigación para saber lo que origino el accidente. 

 

Vigilan contra el tráfico de personas y narcóticos

Las operaciones de vigilancia son coordinadas por la Oficina del Programa Conjunto del centro, que consiste en Operaciones Aéreas y Marinas, personal de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos, y la Guardia Costera, utilizan la tecnología MQ-9 de Sistemas de Aviones No Tripulados para proporcionar reconocimiento terrestre y marítimo a lo largo de la frontera de Texas.

Los equipos de UAS y de AMO utilizan tecnología de sistemas de vanguardia y difusión y explotación de datos en red en tiempo real para detectar, identificar, monitorear y coordinar una respuesta con socios de las fuerzas del orden ante amenazas en la frontera de la nación y en el acercamiento a los Estados Unidos. 

La información en tiempo real permite a los agentes patrullar efectivamente grandes extensiones de tierra que de otra forma serían inaccesibles. 

Los drones realizan sobrevuelos por encima de los 5,480 metros (18,000 pies) usando las reglas de vuelo por instrumentos mientras se mantiene la comunicación constante con el control de tráfico aéreo por seguridad. 

La Ciudad de San Ángelo, fue seleccionada para el despegue de los aviones guiados por instrumentos de acuerdo con un Certificado de Autorización de la Administración Federal de Aviación aprobado.

En lo que va del año fiscal 2020, con la ayuda de los Aviones No Tripulados, se han detectado más de 175 operaciones, logrando arrestar a más de 700 extranjeros ilegales que intentaron evadir la detección en el área de operación del Sector Del Rio.