A “Hijas de la Luna” la caracterizan cuatro parejas protagónicas./Foto:Tomada de Internet
Grandes éxitos de la televisora son este tipo de series que han marcado generaciones como ‘Rebelde’ y ‘Muchachitas’

La época dorada de las novelas juveniles en Televiso a principios del 2000 se distinguió por títulos afamados como “Amigas y Rivales” (2001), “El Juego de la Vida” (2002) y “Clase 406” (2003).

Luego del éxito mundial en que se convirtió “Rebelde” (2004), que estuvo dos años al aire, la audiencia de este tipo de historias fue decayendo hasta que la empresa decidió intentarlo con dos productos en 2009, “Verano de Amor” y “Camaleones”, sin lograr los frutos esperados.

Pues este año Televisa vuelve a apostar por el género juvenil y el próximo 19 de febrero estrenará “Hijas de la Luna”. La historia de esta novela es del reconocido productor Nicandro Díaz, quien respalda éxitos como “Amores Verdaderos” (2012) y “Hasta el Fin del Mundo” (2014).

A “Hijas de la Luna” la caracterizan cuatro parejas protagónicas. En las que, excepto si se trata de  Michelle Renaud (Juana Victoria) y de Danilo Carrera (Sebastián), quienes ya han protagonizado otras telenovelas, los otros seis protagonistas son caras nuevas que nunca han tenido la oportunidad de encabezar una producción. Se trata de: Geraldine Galván (Juana Inés), Lorena Graniewicz (Juana Bárbara) y Jade Fraser (Juana Soledad) en el bando femenino, y Mario Morán (Mauricio Iriarte), Jonathan Becerra (Octavio Sánchez) y Gonzalo Peña (Fernando Ruiz) en el bando de los apuestos galanes que conquistarán el corazón de las “hijas de la luna”.

En esta historia participarán actores mexicanos como Omar Fierro, Cynthia Klitbo y Alexis Ayala. Ésta arranca con cuatro hermanas que no se conocen entre sí Juana Victoria (Renaud), quien trabaja en una fonda y está radicada en Ciudad de México; Juana Soledad (Fraser), joven tapatía que es enfermera titulada; Juana Bárbara (Graniewicz), una regiomontana que practica el boxeo; y Juana Inés (Galván), una novicia poblana.

La novela es una adaptación libre de la teleserie colombiana “Las Juanas”, que comienza cuando en el lecho de su muerte la madre de Juana Victoria le revela a su hija que su verdadero padre es un hombre llamado Juan Oropeza, un hotelero de Mazatlán, Sinaloa. Tras pensárselo mucho, la joven va a su encuentro y descubre que además de tener un medio hermano de nombre Sebastián –del que se enamora profundamente– existe la posibilidad de que tenga tres hermanas más.