Imagen del nuevo tren de hidrógeno alemán. Foto: (Alstom)
El primer ferrocarril de pasajeros que funciona convirtiendo el hidrógeno y el oxígeno en electricidad ha entrado en servicio en la Baja Sajonia, Alemania, con una autonomía de 1.000 kilómetros...

Cuatro localidades del estado de Baja Sajonia, en el norte de Alemania, se conectan ya mediante un tren que obtiene una velocidad de hasta 140 kilómetros por hora, propulsado por una locomotora que utiliza hidrógeno como combustible, emitiendo a la atmósfera solo vapor y agua condensada en lugar de dióxido de carbono y con un bajo nivel de ruidos.

El tren de hidrógeno, Coradia iLint, es el primero del mundo y ha sido desarrollado y fabricado por Alstom, gestionado por los operadores de transporte LNVG (autoridad estatal) y EVB (compañía privada).

Ya se está iniciando el reemplazo de los actuales ferrocarriles regionales alemanes con motores diesel por estos  que funcionan con una tecnología propulsora libre de emisiones contaminantes.

Estas unidades ofrecen un alternativa “amiga del medioambiente” y eficiente para los trenes diésel que operan en líneas ferroviarias no electrificadas, que constituyen más del 40 por ciento de la red ferroviaria en Alemania, especialmente en las líneas secundarias, de acuerdo a los involucrados en este proyecto. 

Desde septiembre operan ya dos trenes de estas características en un tramo de 100 kilómetros de red ferroviaria entre las localidades de Cuxhaven, Bremerhaven, Bremervörde y Buxtehude, a los que se sumarán 14 convoyes con esta misma tecnología en 2021, comenzando a sustituir los alrededor de 120 trenes diésel que terminarán su vida útil en esa red durante los próximos 30 años.  

El tren que se mueve mediante energía de hidrógeno ya funciona en Alemania.(Alstom)
Los primeros dos trenes para pasajeros Coradia iLint que funcionan con células de combustible de hidrógeno ya están en servicio y se les sumaran otros catorce convoyes con la misma tecnología en 2021, iniciando el reemplazo de los trenes diésel, según Alstom

NUEVA ETAPA EN EL TRANSPORTE FERROVIARIO

"El primer tren de células de combustible de hidrógeno del mundo está listo para su producción en serie, anunciando una nueva era en el transporte ferroviario libre de emisiones", señala Henri Poupart-Lafarge, presidente y director ejecutivo de Alstom (www.alstom.com).

Por su parte Bernd Althusmann, ministro de Economía y Transporte de la Baja Sajonia asegura que el éxito y la operatividad de esta tecnología “marcará el camino para que el transporte ferroviario funcione en el futuro respetando en gran medida el clima y libre de emisiones”.


La tecnología central del Coradia iLint es la célula de combustible de piso bajo, que genera energía eléctrica por medio de una reacción química, en la que se combinan un combustible
(el hidrógeno) con un agente de combustión (el oxígeno del aire), informa Alstom, uno de los mayores fabricante ferroviarios europeos, que produce estos trenes en Salzgitter, Alemania.

Esta célula de combustible propulsa el motor de tracción durante la aceleración, mientras alimenta las baterías y el equipo de a bordo, emitiendo solamente agua y vapor, según esta misma fuente.

Los dos trenes en funcionamiento llenan sus depósitos con hidrógeno gaseoso bombeado desde un servicio de aprovisionamiento móvil, compuesto por un contenedor de acero de 40 pies (12,19 metros) de altura, situado junto a las vías en la estación de Bremervörde.

Imagen del interior de un vagón del nuevo tren de hidrógeno alemán. Foto: Michael Wittwer (Alstom)
Imagen del interior de un vagón del nuevo tren de hidrógeno alemán. Foto: Michael Wittwer (Alstom)

Además está previsto que en 2021 comience a funcionar una estación de servicio estacionaria en instalaciones de EVB (Eisenbahnen und Verkehrsbetriebe Elbe-Weser), cuando Alstom entregue los otros catorce Coradia iLint a LNVG (Landesnahverkehrsgesellschaft Niedersachsen).

El hidrogeno se almacena en depósitos del techo de los trenes que, cuando están llenos, permiten que el convoy pueda funcionar en la red ferroviaria durante todo el día, proporcionándole una autonomía de 1.000 kilómetros.

Consultado por Efe sobre cuáles podrían ser las próximas redes ferroviarias en incorporar a sus servicios los trenes Coradia iLint, Christopher English, representante para la prensa de Alstom, con sede en Francia, señala que hay mucho interés a nivel mundial por esta tecnología innovadora, por ejemplo, del Reino Unido, Canadá, Francia y otros ‘Landers’ (Estados Federados) alemanes.

Según English, Alstom está discutiendo con las autoridades pertinentes en cada uno de estos países y estados, las posibles oportunidades de suministrarles trenes de hidrógeno, “una solución ideal para llevar la movilidad sostenible a líneas ferroviarias no electrificadas”, según declara a Efe.

Tren de hidrógeno.(Alstom)
Imagen del novedoso tren verde que ya recorre la Baja Sajonia de Alemania movido por energía de hidrógeno.Foto: René Frampe (Alstom)
Las células de combustible producen la electricidad que alimenta la tracción del tren y su equipamiento mediante una reacción química en la que se combinan el hidrógeno almacenado en sus depósitos con el oxígeno del aire, emitiendo al ambiente solo vapor y agua condensada

“También estamos analizando distintas opciones y necesidades técnicas para proponer una solución con tecnología de hidrógeno para el mercado de España, donde el 35 por ciento de las líneas ferroviarias no están electrificadas”, adelanta English.

ELECTRICIDAD VERDE ALMACENADA EN BATERÍAS

El otro componente clave de este sistema son las baterías de ion- litio, que almacena la electricidad que no es necesaria para la tracción y por un sistema secundario aprovechando la energía cinética del frenado del tren.

Las baterías acumulan la electricidad que no se usa de inmediato y la suministran más tarde según sea necesario, por ejemplo como energía de apoyo durante las fases de aceleración larga, lo se traduce en una mejor gestión del consumo de combustible.

Políticos y autoridades locales en la cabina del tren de hidrógeno el día de su puesta en servicio en Alemania. Foto: René Frampe (Alstom)
Políticos y autoridades locales dentro del tren de hidrógeno el día de su puesta en servicio en Alemania esperan a los medios para acreditar la inauguración. Foto: René Frampe (Alstom)
Tren de hidrógeno el día de su puesta en servicio en Alemania. Foto: René Frampe (Alstom)
La electricidad producida por esta tecnología de hidrógeno, y la que aporta un sistema secundario que genera corriente aprovechando el frenado del tren, se almacena en baterías de ion-litio y se utiliza solo cuando es necesaria

“El manejo de la energía está supervisado de forma inteligente por algoritmos matemáticos que optimizan el funcionamiento del sistema y el consumo del combustible, consiguiendo el mismo alcance y rendimiento que los trenes regionales similares, pero casi sin impacto en el medio ambiente”, según Alstom.

Durante las fases de aceleración, la electricidad  de la célula de combustible se utiliza principalmente para suministrar potencia de tracción y alimentar los sistemas a bordo (aire acondicionado,  puertas, pantallas informativas, iluminación) y, durante las fases de menor aceleración o inercia, la energía de la pila de combustible recarga la batería, de acuerdo a este fabricante.

Estos  trenes de hidrógeno de Baja Sajonia pueden trasladar hasta 300 pasajeros, con un rendimiento de aceleración y frenado comparable al de los diesel, aclaran sus fabricantes.