Fuentes Aguirre es considerado como el precursor en la introducción de un sistema de atención clínica humanística y espiritual, que ha renovado la práctica médica moderna. Foto: Archivo
Fuentes Aguirre se caracterizó por su profundo humanismo, que le inculcó su educación básica con los Hermanos Lasallistas y con la Comunidad Jesuita del Colegio de San Juan
Familiares y amistades cercanas dieron el último adiós al médico y humanista Jorge Fuentes Aguirre, con una misa oficiada por Francisco Villalobos Padilla, Obispo Emérito de Saltillo.
 
Fundador del Hospital Universitario y de la especialidad en Saltillo de Cirugía Plástica Reconstructiva, Fuentes Aguirre nació el 28 de febrero de 1937 en la capital de Coahuila.
 
Al apreciado y reconocido médico saltillense le sobreviven su esposa María Teresa de León Garza de Fuentes, con quien el año pasado celebró 60 años de matrimonio; y sus hijos: Teresa Catalina, Patricia y Jorge.
 
Al mismo tiempo del ejercicio de su profesión, Fuentes Aguirre se caracterizó por su profundo humanismo, que le inculcó su educación básica con los Hermanos Lasallistas y con la Comunidad Jesuita del Colegio de San Juan.
 
Incluso, es considerado como el precursor en la introducción de un sistema de atención clínica humanística y espiritual, que ha renovado la práctica médica moderna.
 
Fue conferencista en temas de humanismo y espiritualidad, escritor con 21 obras publicadas en la editorial Buena Prensa, y miembro numerario de la Academia Nacional Mexicana de Bioética.
 
Fue catedrático de Historia de la Iglesia y de Teología de la Revelación en el Instituto Seglar de Estudios Religiosos de Saltillo y desde 1987 impartió un curso de formación para ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión en la vicaría de Saltillo.
 
También fue el fundador y director general de la fundación “Estoy en ti: Al enfermo en el nombre del Señor”.
 
Publicó en 1993 su primera obra sobre la misa, “El Señor está aquí, y te llama”, en edición de autor. Un sinfín de obras bienhechoras e innumerables cátedras lo caracterizaron como un médico excepcional.
 
Descanse en paz quien como cirujano plástico reconstruyó el cuerpo humano, pero como humanista reparó almas.
Te puede interesar