Foto: Especial
Sobre la calle de Pérez Treviño, la sana distancia ha quedado obsoleta, pues esta es una de las zonas más conglomeradas del primer cuadro de la Ciudad, debido al tránsito constante

Saltillo.- Aunque las medidas de sana distancia se han vuelto imposibles en algunas zonas del Centro de la Ciudad, la sociedad saltillense ha acatado el uso del cubrebocas en la vía Pública. 

Fue en la penúltima reunión del Subcomité de Salud Regional Sureste COVID-19, cuando se dio a conocer que se reforzaría el cobro de multas a personas que se encuentren en la vía pública desobedeciendo los reglamentos sanitarios para evitar la mayor propagación del COVID-19.

Foto: Especial

Después de este comunicado, en un recorrido realizado por VANGUARDIA, se pudo observar que en el primer cuadro de la ciudad, las actividades cada vez más han regresado a la “normalidad”. Cientos de personas han perdido el miedo abordando las principales calles para realizar sus compras necesarias, pero también para dar un paseo dominical como sucedía antes del mes de marzo. 

Con todos tipos de colores y modelos, los cubrebocas se han convertido en uno de los fieles acompañantes de la sociedad de hoy en día. Algunos mal puestos y otros con características de nulas posibilidades para evitar contraer el contagio. 

Sobre la calle de Pérez Treviño, la sana distancia ha quedado obsoleta, pues esta es una de las zonas más conglomeradas del primer cuadro de la Ciudad, debido al tránsito constante de casi todas las rutas de transporte público que existen en la ciudad. 

Foto: Especial

Lo mismo sucede con la Plaza Manuel Acuña, que aún con que en esta zona existe un filtro sanitario que observa a los peatones, es uno de los puntos más conglomerados del Centro.

Luego de que se diera a conocer que fueron aprobadas las sanciones económicas para personas que no porten el cubrebocas y no atiendan disposiciones en automóviles y calles de la ciudad, el alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez Salinas, informó que esta sanción ya lleva algunas semanas aplicándose, y que hasta el día de hoy ya se han impuesto 892 multas a transeúntes.

Según los acuerdos generados por el Subcomité, dependiendo de la gravedad, estas multas pueden ir desde 860 pesos hasta los 17 mil pesos.

De acuerdo con una entrevista que dio el alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez en días posteriores a que se diera a conocer que las multas permanecen, se sabe que hasta el 90 por ciento de la sociedad saltillense podría estar haciendo uso de cubrebocas.

 “Yo creo que el 90 por ciento de los ciudadanos que andan en la calle, andan en la tienda traen sus cubrebocas. Obviamente los que entran a un restaurante, se sientan y van a comer, pues ahí sí."

El alcalde de Saltillo, dijo que esta medida fue aplicada después de varios meses en que se ha hecho e insistido sobre las medidas de sana distancia, por lo que los ciudadanos ya deberían estar acostumbrado. 

“Pero no hay una cerrazón, y entendemos en el día a día dónde sí y dónde no”, expresó.

Armando Ríos

Estudió Periodismo en la Ciudad de México.
Ha publicado en revistas locales, blog's nacionales y medios radiofónicos locales y en la Ciudad de México desde 2012, y cuenta con el Premio Estatal de Periodismo 2017. Cubre principalmente temas relacionados con los derechos humanos en el panorama de la migración, familiares de personas desaparecidas, así como a las Organizaciones No Gubernamentales encargadas de la promoción de los Derechos Humanos y a las propias Comisiones. También cubre fuentes referentes a temas de seguridad y justicia, transparencia y elecciones. Fue seleccionado en 2018 por la OMCT para la preparación de cobertura de la última sesión de México ante el Comité Contra la Tortura que se realiza en la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza