Al probable homicida por comisión de omisión detenido el lunes mediante orden de aprehensión por la muerte de una maestra del colegio Cervantes, se le decretó prisión preventiva durante la audiencia inicial de formulación de imputación celebrada la tarde de este martes

Torreón, Coahuila.- Al probable homicida por comisión de omisión detenido el lunes mediante orden de aprehensión por la muerte de una maestra del colegio Cervantes, se le decretó prisión preventiva durante la audiencia inicial de formulación de imputación celebrada la tarde de este martes.

Debido a que el abogado defensor de José Ángel N.N., solicitó la duplicidad del término constitucional, la audiencia se reanudará el domingo, una vez que transcurran las 144 horas otorgadas por la juez de control.

Será hasta entonces cuando se resuelva si dicha persona queda vinculada a proceso por el delito de homicidio por comisión de omisión en agravio de la maestra María ocurrida la mañana del viernes 10 en  el interior del colegio Cervantes por los disparos que le hizo uno de sus alumnos que luego se privó de la vida aunque antes hirió a cinco menores más y al profesor de educación física del mismo plantel.

El agente del Ministerio Público que inició la carpeta de investigación por tales hechos reunió datos de prueba para judicializar al propietario de las armas calibre 40 y 25 que utilizó el menor.

Con base a lo anterior se tramitó la orden de aprehensión en contra de José Ángel N.N., al que detuvieron la noche del lunes y lo trasladaron al Cereso donde quedó a disposición del Juez de Control.

En cuanto al estado de salud de los seis heridos, cinco de ellos ya abandonaron el Sanatorio Español donde sólo permanece el menor que sufrió heridas en abdomen e hígado.

Foto: Especial

De igual forma, a través de un comunicado, la Secretaría de Seguridad Pública de Coahuila (SSP) informó que derivado de las indagatorias de los hechos ocurridos en un colegio particular de Torreón el pasado 10 de enero del año en curso, y al encontrarse diversas inconsistencias arrojadas a la luz de los estudios socioeconómicos realizados al seno familiar en el que coahabitaba el menor José Ángel “N”, de 11 años de edad, la Fiscalía General del Estado (FGE) —a través de la Unidad Local de Inteligencia Financiera— solicitó una investigación sobre las finanzas de José Ángel “N”, de 58 años, y de su hijo, José Ángel “N”, de 37 años, familiares del menor.

La unidad local, por el acuerdo de coordinación con la Unidad de Inteligencia Financiera del Gobierno de México, solicitó su intervención y de ello se derivó además el congelamiento de las cuentas bancarias tanto de José Ángel “N”, de 58 años de edad, como de su hijo, José Ángel “N”, de 37 años.