El actual presidente de esa nación, Emmerson Dambudzo Mnangagwa, hizo el anuncio a través de su cuenta de Twitter

Robert Mugabe, quien gobernó Zimbabue durante 37 años y sumió a la nación del sur de África en un caos político y económico mientras se aferraba violentamente al poder, murió este viernes.

El actual presidente de Zimbabue, Emmerson Dambudzo Mnangagwa, hizo el anuncio a través de su cuenta de Twitter.

Mugabe fue maestro de escuela y uno de los principales impulsores políticos de la guerra de independencia de la década de 1970 que terminó con el dominio de las minorías blancas.

Pero se convirtió en un paria internacional al enfrentarse a acusaciones de manipular elecciones, suprimir la disidencia y desencadenar un colapso económico al condonar la toma de tierras agrícolas de propiedad blanca.

Finalmente renunció en noviembre de 2017, después de que los militares tomaron el control del país y su propio partido amenazó con destituirlo.

"Era un héroe que se convirtió en villano", dijo Charles Rukuni, analista político y editor del boletín Insider, con sede en Harare.

"Él marcó el comienzo de la independencia y trajo muchas esperanzas, pero destruyó todo lo que construyó", añadió.

Hijo de un carpintero y profesor de catecismo, Mugabe nació el 21 de febrero de 1924 en Zvimba, una zona agrícola pobre al oeste de Harare, entonces conocida como Salisbury, y se formó como maestro de escuela primaria.

Defensores del derrocamiento

Entró a la política mientras estudiaba en la Universidad Fort Hare de Sudáfrica, y se convirtió en miembro fundador del partido de la Unión Nacional Africana de Zimbabue en 1963. Fue encarcelado el mismo año por pedir el derrocamiento violento del gobierno de la minoría blanca de Ian Smith.

Durante sus 11 años de encarcelamiento, Mugabe obtuvo títulos en economía, educación y derecho. Un año después de su liberación, huyó a Mozambique, donde más tarde se convirtió en un líder del entonces exiliado Zanu, que controlaba el mayor de los dos ejércitos guerrilleros que luchaban por la liberación de Rhodesia, como se conocía el país en ese momento.

Un acuerdo de paz negociado por el Reino Unido que puso fin a la guerra llevó a Mugabe al poder en 1980. Obtuvo el reconocimiento mundial al predicar la reconciliación, recortar la tasa de mortalidad infantil del país y ampliar la educación. Rica en oro, platino y tierra fértil, la joven nación fue promocionada por muchos como la mayor esperanza de África.

Represión militar

La luna de miel no duró mucho. En 1982, Mugabe acusó a su compañero de coalición, Joshua Nkomo, de conspirar para derrocarlo y comenzó una ofensiva militar en la fortaleza occidental de Matabeleland de su rival que, según Genocidewatch.org, cobró unas 20 mil vidas.

El apoyo a Mugabe disminuyó a medida que la economía se tambaleó, y se encontró con una seria oposición política después de que los sindicatos y los grupos de derechos civiles se unieron en 1999 para formar un nuevo partido de oposición: el Movimiento para el Cambio Democrático o MDC. Al año siguiente, Mugabe perdió un referéndum constitucional que habría permitido a su administración confiscar tierras sin compensación.

Mugabe ignoró el resultado del plebiscito y permitió que militantes respaldados por el gobierno se hicieran cargo de unas 4 mil granjas comerciales en su mayoría de propiedad blanca. Las exportaciones de tabaco, uno de los pilares de la economía, colapsaron, y la escasez de alimentos se generalizó en un país que alguna vez fue el segundo mayor exportador de maíz del sur de África. En 2005, Mugabe autorizó un programa de limpieza de barrios pobres que dejó al menos 750 mil personas sin hogar, según el Foro de ONG de Derechos Humanos de Zimbabue.

Crisis de hiperinflación

Después de que el programa de incautación de tierras y otros pasos en falso de la política agotaron las arcas del estado, el banco central comenzó a imprimir dinero para permitir al gobierno pagar a sus trabajadores, lo que resultó en hiperinflación y escasez de todo, desde gasolina hasta medicamentos.

La crisis se alivió en 2009 cuando Zimbabue desechó su propia moneda y adoptó principalmente el dólar estadounidense como moneda de curso legal, que utilizó hasta que se introdujo una cuasidivisa local este año. La economía nunca se recuperó por completo y ahora está de capa caída.

Más del 90 por ciento de la fuerza laboral no está empleada formalmente, la infraestructura pública se está desmoronando, hay escasez de efectivo y electricidad. El gobierno ha respondido al resurgimiento de la inflación deteniendo la publicación de los datos durante seis meses.

Si bien Mugabe fue el claro ganador de las primeras cuatro elecciones posteriores a la independencia, su victoria en una votación de 2008 empañada por la violencia fue disputada y su partido perdió el control del parlamento. Mugabe se negó a renunciar y los mediadores internacionales lo persuadieron para llegar a un acuerdo de poder compartido con el MDC. Eso duró hasta 2013 cuando Mugabe reclamó el control absoluto en una elección que la oposición dijo que no era ni libre ni justa.

El derrocamiento de Mugabe fue la culminación de una larga batalla por el control del partido gobernante entre una facción alineada con los militares que se unió en torno al antiguo jefe de espías Emmerson Mnangagwa y otra conocida como Generación-40, que quería la esposa del presidente, Grace Mugabe, para sucederle.

Cuando Mugabe despidió a Mnangagwa como su vicepresidente, el ejército se volvió contra él, y Mnangagwa regresó de un breve exilio y asumió la presidencia.

Mugabe y su esposa Grace tuvieron tres hijos.