Maxwell, arrestada por colaboración en una trama pederasta, mantenía relaciones con chicas de entre 15 y 21 años. Foto: Tomada de Internet
Maxwell, arrestada por colaboración en una trama pederasta, mantenía relaciones con chicas de entre 15 y 21 años

Documentos que permanecían en secreto hasta la autorización de publicación reciente de un juez desvelan que Ghislaine Maxwell, la hija del multimillonario Robert Maxwell, participaba en orgías con chicas adolescentes de 15 años en la isla privada del billonario Jeffrey Epstein, según recoge el Daily Mail.

Maxwell fue detenida a principios del mes de julio por delitos sexuales relacionados con pederastia  y fue entonces cuando el juez autorizó que se desvelasen los documentos de la acusación de Virginia Roberts, que presentó cargos contra ella en 2015. Roberts declaró que las adolescentes eran trasladadas a la isla Little St James en jet privado y allí participaban en orgías.

Al parecer, Maxwell, de 53 años en el momento de la denuncia, tuvo relaciones con un gran número de menores

Es la misma esclava sexual que acusa al mismísimo Príncipe Andrés. Asegura que los encuentros sexuales con menores se producían casi a diario y que se trataban de niñas de 15 años. «Había rubias, morenas, pelirrojas. Todas eran chicas hermosas. Diría que las edades oscilan entre los 15 y los 21 años», se puede leer en los documentos.

Fue la propia Roberts quien demandó a Maxwell en 2015 por ayudar a Jeffrey Epstein a mantenerla como su esclava sexual. Pese a las pruebas que existen, la rica heredera se declaró inocente de todos los cargos y se encuentra en prisión a la espera de que se celebre el juicio.

La causa contra Maxwell

Ghislaine Maxwell está acusada de “reclutar, preparar y finalmente abusar” de varias niñas menores de edad entre 1994 y 1997. No sólo para su placer, sino también para el de su por entonces novio, Jeffrey Epstein y otras figuras de renombre, como el príncipe Andrew de Inglaterra, cuyo involucramiento en el escándalo provocó una profunda crisis en Buckingham.

Epstein, difunto financista estadounidense y novio de Maxwell, fue arrestado e inculpado de tráfico sexual de menores de edad en julio de 2019. Se declaró inocente y se suicidó un mes después en la cárcel, donde aguardaba su juicio.

Los fiscales creen que Maxwell se hacía amiga de las menores con compras y viajes, y las convencía para que le dieran masajes a Epstein, quien luego abusaba de ellas. Los fiscales afirman que la mujer -hija de un magnate de los medios- participó en algunos de los abusos, que ocurrieron en Londres y en las propiedades de Epstein en Manhattan, Palm Beach y Nuevo México. Alegan que ella “persuadió, indujo, incitó y coaccionó” a las víctimas a viajar dentro de Estados Unidos y en el extranjero con el propósito de actos sexuales ilegales.

Quién es la misteriosa mujer

¿Cuál era la relación de Ghislaine con Jeffrey Epstein? Novia, mejor amiga, administradora de su hogar, empleada, madama, encubridora, cómplice. A lo largo de casi dos décadas Ghislaine Maxwell ocupó cada uno de esos lugares en la vida del financista, muchas veces simultáneamente.

El magnate en algunas de sus apariciones públicas se refirió a ella como la “principal de mis novias” y como “mi mejor amiga”. Personas que los frecuentaron afirman que la relación amorosa duró sólo unos años, pero que luego permanecieron trabajando juntos y como amigos.

Ghislaine nació en 1953. Fue a los colegios más exclusivos de Inglaterra, luego a Oxford. Vivía en una mansión de 53 habitaciones. Tuvo puestos empresariales desde muy joven. Su padre era otra magnate, Robert Maxwell. Empresario, dueño de medios de comunicación, apareció muerto en el mar en 1990. El barco en el que navegaba fue bautizado en honor a su hija: Lady Ghislaine. Tras la muerte del padre llegaron las especulaciones. La primera de las muertes cubiertas de dudas en la vida de Ghislaine.

Después de la condena de Epstein en 2008, Ghislaine siguió apareciendo en eventos exclusivos. Bajó el perfil, la frecuencia de sus apariciones no era similar, pero su reclusión no fue inmediata. Lanzó una fundación para el cuidado de los océanos, fue oradora en charlas TED, asistió a entregas de premios del brazo de Elon Musk, concurrió al casamiento de Chelsea Clinton, la hija de Bill y Hillary. Recién se esfumó cuando la suerte de Epstein cambió.

En su momento, los dos integrantes obtuvieron beneficios de la relación. Ella pudo recuperar su nivel de vida, olvidarse de trabajar, el dinero dejó de ser una preocupación y una vez más sería invitada de honor en los grandes eventos sociales. Jeffrey Epstein obtenía con ella algo que a él le faltaba: clase. Algo de la exuberancia social de Ghislaine se transmitió a su personalidad y empezó a dejarse ver en fiestas y reuniones; grandes ocasiones de cerrar negocios. Ella le dio acceso a figuras a las que él no hubiera podido acceder como celebridades, la nobleza y realeza británica o primeros mandatarios como Bill Clinton; antiguos contactos de su vida como hija de Robert Maxwell.