Mujeres de Yalchiptic. 1998. Foto: Pedro Valtierra/CORTESÍA.
El fotoperiodista mexicano inaugurará su exposición este miércoles 24 de febrero a las 21:00 horas en la Taberna el Cerdo de Babel, con piezas que forman parte de casi cinco décadas de trayectoria

En el día a día del fotoperiodista son incontables las imágenes que captura con su mirada, pero solo unas cuantas de ellas merecen su captura con la cámara. Aún así, con cada jornada, las fotografías se acumulan y del total es mínima la cantidad de piezas que trascienden el hecho retratado y se convierten en más que un registro.

Así son las obras que el fotógrafo Pedro Valtierra expondrá a partir de este miércoles 24 de febrero en la Taberna el Cerdo de Babel, como parte de su exposición individual “Pasión por lo cotidiano”, que reúne hitos de casi cinco décadas en el oficio.

Las fotografías, explicó el creador en entrevista con VANGUARDIA, son resultado “de mis distintas coberturas periodísticas cuya foto va más allá de la información. Ha trascendido esa parte de la información. Nuestro trabajo siempre se hace para los medios pero estas imágenes que yo selecciono, que me ayudó a editar Ana Luisa Anza y Lucía Cuevas son fotografías que van un poco más allá de lo cotidiano”.

Foto: Francisco Muñiz / Vanguardia.

Valtierra tomó por primera vez una cámara en 1970, cuando tenía 15 años, pero, como recuerda en un texto que escribió para la muestra que estará durante todo el mes de marzo y lo que resta de febrero, fue en el 71 que se involucró con esta disciplina cuando conoció el laboratorio de fotografía de Los Pinos. Cuatro años después comenzaría su carrera de manera profesional como fotoperiodista.

Las fotos que se expondrán son parte de un archivo personal de más 350 mil imágenes, con material que no se ha visto antes y para el cual, comentó, ya está revisando los negativos con el fin de prepara una exposición futura.

Este ejercicio de revisión ha estimulado aún más su constante autocrítica y considera que siempre ha sido muy exigente con su propio trabajo.

“Creo que la experiencia, los años, la autocrítica, te van enseñando el camino, vas aprendiendo, pero no a pensar que eres un gran fotógrafo, sino que vas viendo aquellos detalles que no te quedaron bien o que no hiciste que eran importantes”, comentó.

“Yo soy un fotógrafo privilegiado porque tuve la suerte de estar en muchos lugares, de viajar, de estar en muchas partes y también tuve suerte porque los periódicos en los que yo estuve publicaron muy bien mis fotos. Estimularon mi producción, no todos los periódicos aprovechan la capacidad de los fotógrafos. Y no digo que soy un fotógrafo fuera de serie. Soy un fotógrafo periodista, muy riguroso que quizá lo único que me distingue del resto es que me emociona mucho, me apasiona mucho lo cotidiano y me apasiona mucho la vida”, agregó.

Al pensar en su pasado asegura que no ha perdido la capacidad para sorprenderse, algo que para él se va ganando con los años y le ha permitido crear grandes imágenes.

“Desde que empecé siempre mi maestro, tanto Manuel Madrigal como Javier Vallejo, un fotógrafo que me enseñó en el Sol, me decían eso, que uno tenía que llegar a los lugares, o el mismo Manuel Becerra Acosta, que no era fotógrafo pero sí un gran periodista, me decía ‘mire, Pedro, usted observe lo que está pasando ahí, no solamente los políticos, vea otras cosas’. Es muy importante que el fotógrafo vea más allá de lo que está haciendo el poderoso, el presidente, el obispo. Mirar todo lo que uno pueda y encontrar los detalles que valgan la pena”, expresó.

RASD, 1982. Foto: Pedro Valtierra/CORTESÍA.

Ganador de importantes premios por su trabajo fotoperiodístico, como el Premio Internacional de Periodismo Rey de España en 1998, y fundador de la revista y agencia Cuartoscuro, que a la fecha desarrolla una labor de difusión del trabajo de los fotógrafos mexicanos, Valtierra se muestra sorprendido ante la forma en que el nuevo talento está utilizando las nuevas tecnologías para desempeñarse en esta disciplina, aunque advierte que “no solo se trata de disparar”. 

“La fotografía no es dominar la cámara, es una parte. La fotografía es información, observar, mirar, pensar, sentir. Y ese proceso tienes que trabajarlo mucho”, comentó, “ahora vemos que cualquier persona tiene cámara y hace fotos, todos son diferentes y hay muchos muy buenos que ya lo traen en sí, pero yo veo que los jóvenes se han adecuado de una manera vertiginosamente bien en el manejo de la tecnología”.

Asimismo, como periodista, destaca la importancia del registro, sí, pero también del archivo de estos esfuerzos por capturar los acontecimientos diarios.

“Ese es uno de los temas que a mí me preocupa, porque no es suficiente tomar fotos, hay que guardarlas y hay que difundirlas. ¿En dónde? Pues en el Cerdo de Babel, en Instagram, en Facebook, en donde se pueda”, expresó, “no dependamos de la tecnología, porque la tecnología, sin un pensamiento, sin una emoción, no va a aportar nada nuevo”.

Las imágenes que se encuentran en “Pasión por lo cotidiano” son muestra tanto del ojo artístico de Valtierra como del momento capturado, por lo que invitan a la vez a disfrutarlas como piezas de arte y como documentos de momentos importantes en la historia del país y del mundo.

Huelga de mineros desnudos, 1985. Foto: Pedro Valtierra/CORTESÍA.

No te lo pierdas

Pasión por lo cotidiano

Exposición fotógrafica de Pedro Valtierra

Miércoles 23 de febrero

21:00 horas

Tabern El Cerdo de Babel

Entrada libre, cupo limitado

 

Refugiado guatemalteco, 1982. Foto: Pedro Valtierra/CORTESÍA.