Foto: Especial
Instagram se ha llenado, en los últimos días, de fotografías de chicas que se han modificado los labios con ácido hialurónico para darles una formas extrañas, con ondulaciones de todo tipo

Una nueva y peligrosa moda viral ha llegado a las redes. Esta vez, sin embargo, no se trata de cumplir con ningún desafío extraño o alocado, sino que consiste en un cambio físico. Los "labios del diablo" están siendo tendencia y causan furor entre chicas de todo el mundo.

Instagram se ha llenado, en los últimos días, de fotografías de chicas que se han modificado los labios con ácido hialurónico para darles una formas extrañas, con ondulaciones de todo tipo. Así, las jóvenes lucen un físico estrambótico que, sin saberlo, las puede perjudicar.

Opiniones contrapuestas

Esta nueva tendencia ha generado un gran debate en las redes sociales entre los partidarios del retoque y los que se oponen a él. Esta discusión se ha extendido también a los expertos, algunos de los cuales lo defienden.

Y es que precisamente una cosmetóloga, Alexandra Gont, ha sido la gran difusora y promotora de los labios del diablo. Ella asegura que el procedimiento es "completamente seguro", pero algunos profesionales lo desmienten.

Un cambio "antinatural"

Uno de los argumentos más reforzados contra esta moda es que da un aspecto a los labios "antinatural". Hay expertos que aseguran que es un retoque innecesario que, además, "no es reversible".

Tigran Alexanián, médico especializado en cirugía estética, ha explicado que, aunque es posible disolver el ácido hialurónico de los labios, es muy probable que queden secuelas.

"No siempre es posible volver a cómo estaban antes", asegura. Y continúa: "La gente que se hace estas cosas se arrepiente y quiere volver a su forma anterior". Pero muchos ya no podrán.

Los labios del demonio tienen, cada vez, más adeptos. Una búsqueda simple con la etiqueta #devillips da centenares de resultados en las redes sociales.

Es una tendencia que se ha viralizado de forma particular a Rusia, según informa 20 Minutos. Y, aunque es posible que estéticamente guste a muchas jóvenes, pocos hablan de los daños que puede causar este retoque: puede afectar a los vasos sanguíneos, causando coágulos y provocando necrosis en el tejido", según ha afirmado una esteticista en La Vanguardia.

De momento, y ante el temor de los expertos, esta moda sigue en auge y sigue ganando seguidoras por todo el mundo.