Luto. El hermano del fallecido llegó a la casa luego de la llamada de los vecinos; un cerrajero abrió, pero ya no había nada que hacer. / Ulises Martínez
El hombre, ya jubilado, fue echado de menos por sus vecinos en Oceanía, quienes avisaron a su hermano

Los vecinos de Mauro Evaristo Valdés comenzaron a preocuparse porque tenían casi una semana de no verlo. “El Conta”, como lo conocían, acostumbraba a reunirse por las tardes a platicar con ellos, y su ausencia los preocupó.

Acudieron a buscarlo pero no respondió a los llamados, por lo que dieron aviso a su hermano y fue así como encontraron su cuerpo putrefacto al interior de su vivienda.

Mauro Evaristo Valdés Valdés, de 78 años,  fue visto por última vez el jueves pasado por una vecina que le ayuda con la despensa en su casa marcada con el número 829 de la calle Islas Moluscas, en la colonia Oceanía. 

Los colonos, preocupados al no verlo ya por las tardes, tomaron la iniciativa de llamar a su hermano Jesús Valdés, de 68 años, para preguntarle si se encontraba bien. 

Foto: Vanguardia/Ulises Martínez

El hermano de Mauro, alertado por amigos y vecinos de su hermano acudió al lugar a buscarlo y como llamó en varias ocasiones a la puerta y no recibió respuesta; llamó a los números de emergencia para solicitar el apoyo de las autoridades.

Además pidió el apoyo de un cerrajero ya que no contaba con llaves para ingresar al interior. 

Varias unidades de la Policía Municipal arribaron al llamado tras el reporte recibido por Jesús, cerca de las 10:45 de la mañana y fue hasta que llegó el cerrajero que ingresaron a la vivienda en busca de Mauro. 

EN MEDIO DE UN DESORDEN
Al entra se llevaron la gran sorpresa de encontrarlo sin signos vitales en medio del que aparentemente era su recámara y junto a su ropa regada por la habitación. 

Los policías fueron los que se percataron del fallecimiento del “Conta”, por lo que solicitaron el apoyo de los Paramédicos de Bomberos quienes confirmaron la muerte. Debido al estado de putrefacción en el que se encontraba el cuerpo, tenía por lo menos cinco días muerto.

LLENA DE TRISTEZA
Los vecinos, al enterarse de la noticia, manifestaron su pesar tras la pérdida de su gran amigo, quien llevaba cerca de 40 años viviendo sólo, en esa zona después de su jubilación de la profesión de contador que ejercía.

De acuerdo a los testimonios, “El Conta” tenía el gusto de acumular las cosas que adquiría, por lo que en el lugar se encontraba gran cantidad de basura.

Elementos de la Fiscalía General del Estado arribaron al lugar para realizar las investigaciones correspondientes a la muerte de Mauro, de aparentemente causa natural.