Paco Niño se ganó el respeto de Saltillo con su trabajo como referi en el cuadrilátero, pero fue su sabiduría, carácter y pasión por la vida lo que lo convirtió en un ejemplo inmortal
Fue un ícono del pancracio en la capital del estado y dejó huella dentro y fuera del cuadrilátero

La arena celestial tiene un nuevo miembro. El día de hoy falleció Paco Niño a los 54 años, un emblema de la lucha libre en Saltillo. 

Desde pequeño, Paco Niño se adentró al mundo del pancracio gracias a su padre, que fue promotor de lucha libre, sin embargo estar arriba del ring sería su verdadera pasión. 

Paco Niño debutó como réferi en 1984, cuando los encargados de impartir justicia en el cuadrilátero no llegaron y tuvo que subirse para que se realizara el combate. 

Su pasión hizo que entrenara lucha libre con el Zorro Plateado, sin embargo nunca fue luchador profesional. 

En los últimos años, tuvo una batalla contra la diabetes, que le impidió seguir siendo réferi, pero su pasión por la lucha libre no le impidió seguir dentro del pancracio. 

Fue promotor, encargado de la publicidad, hasta que su salud empeoró de tal manera que se tuvo que alejar permanentemente del mundo de la lucha libre.

Durante toda su vida estuvo ligado a las arenas, su peculiar estilo y su forma de ver la vida hace que deje una huella imborrable en todas las personas que convivieron con él en más de 30 años de actividad luchística. 

Óscar Morín

Comunicólogo por la UAdeC. Amante de los deportes con 10 años de experiencia en los medios.Se ha desempeñado como reportero y co-editor en la sección de deportes del periódico Vanguardia y actualmente es editor web en VanguardiaMX.