Foto: Archivo
Jessica recibió en la espalda un impacto de bala; los soldados le dispararon sin mediar advertencia

Jessica, de 21 años de edad, resultó herida tras recibir en la espalda un impacto de bala, disparado, de acuerdo con versiones de testigos, por elementos del Ejército Mexicano, en el cruce de la calle Nuevo León y avenida Guerrero, la principal de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Alrededor de las 14:30 horas del sábado, la joven conducía su vehículo, un Honda modelo 1999, color gris, acompañada por su amiga Ruby, a la altura de la colonia Juárez, cuando en dicho crucero los soldados les dispararon en repetidas ocasiones.

Sin mediar advertencia alguna, los efectivos castrenses, a bordo de dos patrullas y un vehículo blindado de la Secretaría de la Defensa Nacional (unidades 0916315, 0916318 y 0916365), abrieron fuego contra las dos chicas.

Jessica recibió un tiro en la espalda baja, a la altura de los riñones, reportó personal médico del Hospital General de Zona Solidaridad, donde fue llevada por paramédicos de Protección Civil y Bomberos. Al cierre de la edición, su estado de salud se reportaba delicado, pero estable.

Yo vi cuando los soldados empezaron a tirarle al carro, donde iban dos chavas, una se bajó corriendo y le siguieron disparando, relató un vendedor ambulante que pidió el anonimato.

La jovencita iba por la Nuevo León y en el cruce con la avenida Guerrero los militares les dispararon. Jessica entró en pánico y bajó corriendo, dejando el automóvil en marcha, que terminó chocando contra un poste de concreto de la farmacia Benavides, agregó.

Jessica, según la versión de ése y otros testigos, corrió por la avenida Guerrero, hacia la sucursal de Banorte en busca de protección, cuando recibió un impacto de bala en la espalda baja.

De acuerdo con los informantes, a los miembros de la milicia no les importó poner en riesgo la vida de decenas de personas, que se encontraban en esos momentos en el banco, la gasolinera, la parada de camión y en la vía pública.

Paramédicos de Protección Civil y Bomberos, ante el llamado de auxilio al número telefónico de emergencias 911, acudieron al lugar y auxiliaron a Jessica, a quien trasladaron al Hospital General de Zona Solidaridad.

Minutos después, elementos del Ejército arribaron al nosocomio y resguardaron las instalaciones. En cuanto a Ruby, la amiga de Jessica, fue interceptada por los soldados, interrogada, pero como no había cometido ningún delito, se le permitió retirarse. Los uniformados despojaron de sus teléfonos celulares a las dos mujeres, así como de algunas pertenencias.

La Unidad General de Investigación de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas informó que inició una carpeta de investigación para escalarecer lo sucedido y deslindar responsabilidades.