Con trampas, un alemán consiguió llegar al nivel 40 de Pokémon Go el último nivel hasta el momento

Atraparlos a todos no basta para ser el mejor. Un alemán se propuso llegar al máximo nivel del juego para ver qué es lo que había más allá. Y lo consiguió, aunque con trampas. Un usuario de Reddit declaró haber llegado al nivel 40 con la ayuda de varios bots que puso a trabajar para ahorrarse las largas caminatas.

El jugador, quien en Reddit se hace llamar “_problemz”, señaló que su objetivo era identificar el funcionamiento de la progresión de los niveles, y se valió de un software para conseguir todos los puntos de experiencia como le fueran posible, además de utilizar 131 huevos de la suerte (que duplican el número de XP obtenidos en la última media hora).

Para saltar del nivel al 40 se requieren 5 millones de XP teniendo un acumulado de 20 millones de puntos. Una cifra descabellada, considerando que cada visita a una pokeparada te otorga tan sólo 50 puntos.

Por ahora, el nivel 40 es el máximo posible, tal vez en el futuro se desbloqueen niveles nuevos, pues hasta el 24 de julio el nivel 30 era el límite. 

La fiebre de Pokémon Go no desiste, pese a que el número de usuarios activos diariamente ha disminuido en un 20% (según estadísticas del propio juego), hay jugadores que de verdad quieren alcanzar el objetivo de convertirse en un ‘maestro pokémon’.

Los usuarios de Reddit han especulado con todo tipo de teorías sobre cómo esta hazaña fue posible y aunque algunos dudan de su autenticidad, las imágenes que el usuario compartió parecen verídicas.

El usuario añadió que no está a favor de las trampas y que eliminó su cuenta tras llegar al límite, “no luché en gimnasios y no voy a hacerlo, no pretendo arruinarle la diversión a nadie”, declaró el usuario. Toda la hazaña fue sólo por curiosidad.

La otra pregunta que queda pendiente es: ¿cómo Niantic no descubrió al tramposo y lo banneó antes?

 

 

Aida Sifuentes

Es Saltillense por adopción desde el 2011, originaria de la ciudad de Sabinas, Coahuila. Egresó de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila y actualmente estudia ingeniería civil en la Facultad de Ingeniería de la misma Universidad. Colaboró en el Centro Cultural Vito Alessio Robles en la edición de los libros "Vito Alessio Robles: memorias y diario, tomo I, II y II", "El libro de las constituciones, tomoI y II" y "Venustiano Carranza: la experiencia regional". 
 
Es ajedrecista profesional y lectora por vocación.