Juan Álvaro Martínez Lozano llegó a Coahuila con presuntos antecedentes por acoso laboral en Quintana Roo, según versiones periodísticas en aquel Estado

Juan Álvaro Martínez Lozano rindió esta mañana protesta como nuevo Vocal Ejecutivo del INE en Coahuila, en sustitución de José Luis Vázquez López, quien fue transferido a Chiapas.
 
Arturo Sánchez, consejero electoral del INE a nivel nacional, fue el encargado de tomar la protesta al nuevo funcionario electoral, quien viene procedente de Quintana Roo.
 
LLEGA CON PRESUNTOS ANTECEDENTES

Sin embargo, Martínez Lozano llegó a Coahuila con presuntos antecedentes por acoso laboral en Quintana Roo, según versiones periodísticas en aquel Estado.
 
Según éstas, Martínez Lozano y el vocal secretario, Octavio Herrera Campos, enfrentaron procesos de revisión ante autoridades internas a nivel central por acoso laboral  del que fueron acusados por subordinados.

 Pero tanto Sánchez como el mismo Martínez Lozano negaron las versiones sobre dichas denuncias.
 
“(Martínez Lozano) es uno de los funcionarios a quien nunca se le ha iniciado un procedimiento administrativo o legal de ningún tipo (…) es, sí, debo decirlo, un hombre exigente, riguroso en sus procedimientos, muy acucioso en el cumplimiento de sus agendas, cosa que le agradezco”, aseguró el consejero electoral.
 

Por su parte, Martínez Lozano aseguro que “afirmaciones las puede hacer cualquiera, lo importante es que sin son ciertas y si son veraces, es el punto”.
 
 Este cambio forma parte del proceso de rotación de Vocales Ejecutivos en 19 Juntas Locales del INE en el país.
 
 Hasta antes de llegar a Coahuila, Martínez Lozano se desempeñaba en la oficina del Estado de Quintana Roo.
 
ESTRATEGIA DE CARA AL 2018
 
Sánchez precisó que el proceso de  rotación de delegados es parte de la estrategia institucional que pretende fortalecer y distribuir la experiencia acumulada por los miembros del Servicio Profesional Electoral en las entidades donde las presiones derivadas de la instrumentación del sistema nacional de elecciones han sido más intensas.
 
Cabe señalar que estos cambios implican la readscripción de casi el 60 por ciento de los delegados estatales del INE, con el objeto de que se asienten durante el proceso electoral de 2016-2017 y que la maquinaria institucional esté perfectamente alineada de cara al proceso electoral de 2018.