La cita está cada vez más cerca y la tenista norteamericana se ve en gran forma.AP
Seis torneos se disputan durante el curso de esta semana para que todos los tenistas se pongan a tono previo al arranque del próximo lunes

MELBOURNE.- Serena Williams ha encontrado la parte positiva del retraso del Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la temporada del tenis que comienza 3 semanas más tarde a su fecha habitual debido a la pandemia de COVID-19.

Tiempo. Más tiempo para recuperarse de la lesión del tendón de Aquiles que le forzó a retirarse del Abierto de Francia el año pasado antes de un partido en la segunda ronda. Más tiempo junto a su pequeña hija, aunque cumpliendo con una cuarentena en el hotel.

La estadounidense de 39 años emprende otro intento por un esquivo 24to título de Grand Slam en sencillos. Y la tarea comenzó el lunes al imponerse 6-1, 6-4 ante Daria Gavrilova en un torneo de preparación.

Seis torneos se disputan durante el curso de esta semana para que todos los tenistas se pongan a tono previo al arranque del próximo lunes.

Williams compite en el Yarra Valley Classic, junto a la máxima preclasificada Ash Barty, la reinante campeona del Abierto de Australia Sofia Kenin y la argentina Nadia Podoroska, semifinalista del último Abierto de Francia.

Williams, quinta cabeza de serie, dijo que debió “exprimirse” para poder jugar en Melbourne Park.

“Aproveché todo ese tiempo para recuperarme y hacer lo mejor posible — y ahora estoy mucho mejor”, añadió.

Williams se ha atascado en los 23 títulos en las grandes citas desde que se coronó en el Abierto de Australia de 2017.