El volcán del monte Fagradals en la península de Reykjanes, en el suroeste de Islandia, había estado inactivo desde hace 6,000 años volvió a rugir con fuerza el viernes por la noche, arrojando lava, es considerada la primera erupción en esa área en casi 800 años.

Un volcán que estuvo inactivo durante largo tiempo en la península de Reykjanes, en el suroeste de Islandia, volvió a la vida el viernes por la noche, arrojando lava por dos costados, en la primera erupción en esa área en casi 800 años.

Tomas aéreas publicadas en la página de la Oficina Meteorológica Islandesa en Facebook mostraban una erupción relativamente pequeña hasta ahora, con dos flujos de lava en direcciones opuestas. Era posible ver el brillo de la lava desde las afueras de la capital de Islandia, Reikiavik, que se ubica a unos 32 kilómetros (20 millas) de distancia.

El Departamento para el Manejo de Emergencias indicó que no prevé que haya evacuaciones porque el volcán se encuentra en un valle remoto, a unos 2.5 kilómetros (1.5 millas) del camino más cercano.

El volcán del monte Fagradals había estado inactivo desde hace 6,000 años, y en la península Reykjanes ningún volcán había hecho erupción en 781 años.

Recientemente hubo indicios de una posible erupción, pues se registraron sismos a diario durante las últimas tres semanas. Pero de todas formas los vulcanólogos fueron tomados por sorpresa porque la actividad sísmica se había apaciguado antes de la erupción.

No afecta a vuelos

 

La erupción de un volcán que arrojó ríos de lava a través de un valle en el suroeste de Islandia empezó a disminuir y probablemente no afectará el tráfico aéreo, dijo la Oficina Meteorológica Islandesa el sábado.

La erupción de la fisura volcánica comenzó alrededor de las 8.45 de la noche del viernes en el valle de Geldinga, 32 kilómetros al suroeste de Reykjavik, la capital. La erupción es “menor” y no había señales de cenizas o polvo que pudieran afectar el tránsito aéreo, dijo la oficina.

Cuanto más miramos, más disminuye esta erupción”, dijo el geofísico Pall Einarsson a The Associated Press el sábado, después de monitorear el volcán durante la noche.

El suroeste de Islandia es la parte más poblada del país. El Departamento de Manejo de Emergencias dijo que no prevé evacuaciones a menos que haya un aumento significativo de los gases volcánicos.

El aeropuerto internacional de Keflavik dijo que los vuelos han continuado a horario desde el inicio de la erupción.

No hay señales de ceniza ni de piroclastos, ni peligro inminente para la aviación”, dijo la oficina meteorológica en un página web.

En 2010, la erupción del volcán Eyjafjallajokull lanzó nubes de ceniza y polvo a la atmósfera, lo que obligó a suspender los vuelos entre Europa y América del Norte debido al daño que podría causar a los motores de los jets. Millones de pasajeros quedaron varados.

La erupción en el valle de Geldinga es la primera en la península de Reykjanes en casi 800 años.