Especial/ hay claras señales de que el volcán Grímsvötn se está preparando para entrar en erupción de nuevo
Es comprensible que cualquier mención de otra erupción explosiva de un volcán islandés suscite preocupación en la industria de los viajes aéreos, que actualmente está sufriendo la pandemia de COVID-19

El volcán Grímsvötn, cubierto de hielo, en Islandia, produjo una erupción inusualmente grande y poderosa en 2011, enviando cenizas a 20 km de la atmósfera, lo que provocó la cancelación de unos 900 vuelos de pasajeros. En comparación, la erupción mucho más pequeña de 2010 del Eyjafjallajökull provocó la cancelación de unos 100.000 vuelos.

Es comprensible que cualquier mención de otra erupción explosiva de un volcán islandés suscite preocupación en la industria de los viajes aéreos, que actualmente está sufriendo la pandemia de COVID-19. Pero hay claras señales de que el volcán Grímsvötn se está preparando para entrar en erupción de nuevo. Como resultado, las autoridades han aumentado recientemente el nivel de amenaza para este volcán.

El Grímsvötn es un volcán peculiar, ya que yace casi totalmente bajo el hielo, y la única parte permanentemente visible es una vieja cresta en su lado sur que forma el borde de un gran cráter (una caldera). Y es a lo largo de la base de esta cresta, bajo el hielo, donde se han producido las más recientes erupciones.

Otra peculiaridad es que la salida de calor del volcán es extraordinariamente alta (2000-4000MW), y esto derrite el hielo superpuesto y produce un lago subglacial oculto de agua de deshielo. Este tiene hasta 100 metros de profundidad y tiene hielo de hasta unos 260 metros de espesor flotando en él. El hielo fresco fluye continuamente hacia la caldera, donde se derrite, por lo que el nivel del agua sigue subiendo y subiendo.

Esta agua de deshielo puede escapar repentinamente, y después de viajar hacia el sur bajo el hielo durante unos 45 km emerge en el margen del hielo como una inundación, que en el pasado ha arrastrado caminos y puentes. Afortunadamente, el paso del agua de deshielo por debajo del hielo hasta su salida puede ser rastreado, por lo que las carreteras se cierran a tiempo para evitar que los viajeros queden atrapados en la inundación y mueran.

Otra importante peculiaridad de Grímsvötn es que puede tener una respuesta de gatillo fácil a la presión. Esto ocurre cuando el lago de agua de fusión se drena – la eliminación del agua de la parte superior del volcán reduce rápidamente la presión. Esto puede desencadenar una erupción, es como levantar la tapa de una olla a presión. Esto ha sucedido muchas veces en Grímsvötn.

 

Grímsvötn es el volcán de Islandia que más frecuentemente entra en erupción, y en los últimos 800 años se conocen con cierta certeza unas 65 erupciones. Los intervalos de tiempo entre las erupciones son variables y, por ejemplo, antes de la mayor erupción de 2011 hubo erupciones más pequeñas en 2004, 1998 y 1983 con intervalos de entre cuatro y 15 años. De manera crucial, y teniendo en cuenta la próxima erupción, el Grímsvötn parece tener un patrón de erupciones mayores poco frecuentes que se producen cada 150-200 años (por ejemplo, 2011, 1873, 1619), con erupciones más pequeñas y más frecuentes que se producen aproximadamente una vez cada década entre ellas.

Signos de actividad
Una alta frecuencia de erupciones en un volcán permite a los científicos detectar los patrones que conducen a las erupciones (precursores). Y si estos se repiten cada vez que un volcán entra en erupción, entonces se hace posible que los científicos tengan más confianza en que es probable que ocurra una erupción en el futuro cercano. Sin embargo, rara vez es posible ser preciso sobre el día exacto.

Los científicos islandeses han estado monitoreando cuidadosamente el Grímsvötn desde su erupción de 2011, y han visto varias señales que sugieren que el volcán se está preparando para entrar en erupción. Por ejemplo, el volcán se ha estado inflando a medida que el nuevo magma se mueve en el sistema de tuberías debajo de él (piense en enterrar un globo en la arena y luego inflarlo). El aumento de la actividad térmica ha estado derritiendo más hielo y también ha habido un reciente aumento de la actividad sísmica.

Entonces, ¿qué sucede a continuación? De nuevo, basándonos en el patrón observado en anteriores erupciones, un intenso enjambre de terremotos de unas pocas horas (de una a diez horas) indicará que el magma se está moviendo hacia la superficie y que una erupción es inminente. En los casos en que el lago subglacial oculto drena y desencadena la erupción, los terremotos se producen después de que el lago se haya drenado y justo antes de la erupción.

Las erupciones más pequeñas de Grímsvötn gastan mucha energía cuando interactúan con el agua y el hielo en la superficie. Eso significa que la ceniza resultante se moja y se vuelve pegajosa y así cae del cielo relativamente rápido. Por lo tanto, las nubes de ceniza sólo viajan unas pocas decenas de kilómetros desde el lugar de la erupción. Este es un buen escenario para los islandeses y también para los viajes aéreos, ya que impide la formación de nubes de ceniza sustanciales que podrían desplazarse y cerrar el espacio aéreo.

¿Pero será una pequeña erupción? Si el patrón pasado de Grímsvötn de grandes erupciones ocasionales con más numerosas erupciones más pequeñas que ocurren en el medio continúa en el futuro, entonces la próxima erupción debería ser una pequeña (dado que hubo una grande en 2011). Y la palabra «debería» es importante aquí – los volcanes de Islandia son sistemas naturales complejos y las pautas no siempre se siguen fielmente.

Miguel Sagnelli

Editor Web de secciones Coahuila, México e Internacional. Egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación. Con más de 10 años de experiencia en medios de comunicación europeos y nacionales. Tanto en redacción, producción y docencia de los mismos.