Foto: Cuartoscuro
Yalitza Aparicio, la protagonistas de ‘Roma’, fue invitada al Foro Equidad de Género, organizado por el Tecnológico de Monterrey, ahí la oaxaqueña habló sobre el feminismo y la igualdad

MONTERREY. - Desde niña, Yalitza Aparicio pensó que no quería ser una mujer sumisa y que la sociedad la hiciera menos y para eso su inspiración fue su madre, una mujer que tenía dos o tres trabajos para sacar adelante a sus hijos y que a pesar de las adversidades siempre mostró una sonrisa.

La protagonista de “Roma” prácticamente se confesó con el público que acudió a la charla que brindó en el marco del Foro “Equidad de Género”, organizado por el capítulo estudiantil de He For She y la Federación de Estudiantes del Tecnológico de Monterrey, en el Auditorio Luis Elizondo.

“A mí, la mujer que más me inspiró fue mi mamá, ella siempre fue mi modelo a seguir”, aseguró la artista de origen oaxaqueño.

Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro

Mencionó que siempre pensó que quería ser una mujer como ella, como la mujer que le dio la vida. “Yo decía, quiero ser una mujer así, que no sea sumisa que la sociedad no la haga menos, que ella a pesar de todo lo que esté pasando siempre esté sonriendo”, expuso.

La joven, de profesión educadora, quien tiene 25 años y saboreó las mieles de la fama gracias a su participación en la cinta “Roma” y la nominación al Oscar, confesó que es una feminista chapada a la antigua.

Aunque se pronunció por la equidad de género estableció que nunca se ha creído superior a nadie. “Yo soy una mujer feminista, chapadita a la antigua”, sostuvo.

Aclaró que lo dice porque en ocasiones se ha topado con mujeres que dicen que son feministas porque creen que las mujeres son mejores o superiores en todo. “Y yo tengo en casa, hermanos, tengo papás, tengo sobrinos, son hombres; y yo soy feminista porque siento que necesitamos una igualdad de derechos de equidad de géneros para mí eso es ser feminista encontrar una equidad”, explicó.

Añadió que, en los últimos meses, se ha convertido en una vocera de la lucha de las mujeres por la igualdad de oportunidades. Mencionó que en el contexto en que ella creció algunas veces pensó en decir que no quería ser feminista. “Llegue a pensar en decir: no quiero ser feminista, no lo quiero ser porque yo no me creo superior a nadie, a mí no me gustaría que alguien maltrate a mis hermanos”, expuso.

Sin embargo, agregó, que ahora se confiesa feminista porque cree en la equidad de género. “Deseo que exista una equidad de género, deseo que se brinden las mismas oportunidades tanto a hombres como a mujeres”, señaló.

La actriz estuvo este viernes en la ciudad y desató el entusiasmo de los estudiantes del Tecnológico de Monterrey, que se toparon con una mujer sencilla, de rasgos indígenas, enfundada en un vestido blanco, zapatos rojos y cabellera suelta que enmarcó perfecto su rostro.

Entre otros temas, habló de sus orígenes y del orgullo con que lleva por el mundo la diversidad de México. “Quiero demostrarle no solamente al mundo sino a México que tenemos una diversidad muy grande” detalló.

Añadió que los mexicanos tenemos que aprender a respetarnos entre nosotros y valorarnos. Aunque reconoció que la industria fílmica encasilla a los actores por ciertos estereotipos comentó que ser diferente está bien en todos los ámbitos.

Indicó que ojalá con su incursión esté inspirando a otras personas y reciban el mensaje de que sí se puede. “Y que ellos igual se animen a hacer lo que ellos desean, no me refiero únicamente en el mundo artístico sino hay muchas mujeres que a veces no cree que es posible tener una empresa y cuando vean esto se darán cuenta de que sí se puede hacer”, sentenció.