Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Mercedes sigue buscando la revisión del incidente Verstappen-Hamilton

Deportes
/ 17 noviembre 2021

Wolf lanzó un mensaje: ‘el tiempo para la diplomacia se terminó’... y si lo quiso decir seriamente las últimas carreras podrían pelearse tanto en las áreas de inspección como en la oficina de los comisarios y en la pista.

Después del Gran Premio de Sao Paulo, el jefe de equipo de Mercedes, Toto Wolff, comparó el fin de semana de la carrera para su equipo a ser golpeado en la cara muchas veces. Dijo que estaba “enojado” pues las decisiones de los comisarios de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) consistentemente han oscilado en contra de su equipo y procedió a decir que, desde su perspectiva, el tiempo para “la diplomacia se terminó”.

Dada la fuerza de sus palabras, tal vez no sorprendió que Mercedes le escribió a la FIA y solicitó una revisión de uno de los incidentes más controversiales de la carrera. Wolff había descrito la decisión del comisario de no investigar el casi choque entre Max Verstappen y Lewis Hamilton en la vuelta 48 como “la punta del iceberg” y “risible”.

Pero para entender cómo llegamos aquí, debemos rebobinar al viernes por la tarde en Interlagos y la primera decisión que fue en contra de Mercedes.

En la sesión de clasificación para la carrera sprint del sábado, Hamilton tomó la posición de honor por apenas 0.4 segundos solo para quedar descalificado de la sesión cuando el sistema de reducción del ‘drag’ (DRS, por sus siglas en inglés) en su auto falló una prueba rutinaria. La solapa en el alerón trasero que abre para reducir el ‘drag’ y aumentar la velocidad máxima, se abrió 02.mm más que los 85mm permitidos bajo las reglas. Fue solo en un lado (el derecho, visto desde atrás) y solo cuando se le forzó presión sobre él, pero en el mundo blanco y negro de los reglamentos técnicos fue un fracaso.

Mercedes creyó que el fallo se debió a un daño al alerón, aunque los mecánicos no recibieron permiso para inspeccionar los componentes hasta después del fin de semana de la carrera o intentar arreglar el daño para mostrar que tenían la intención de que el alerón fuese legal. De hecho, los comisarios nunca dudaron de la legalidad del diseño planeado de Mercedes y acordaron que la razón más probable para la apertura más amplia debió ser daño. Pero una prueba fallida es una prueba fallida sin importar cómo aparece, y para cuando se coloca frente a los comisarios ellos no tienen otra opción sino aplicar las reglas y descalificar el auto.

Todo se volvió más turbio el viernes en la noche cuando surgió que la única persona en tocar el alerón antes de que fallase la prueba fue el rival de Hamilton por el título, Max Verstappen. El piloto de Red Bull dijo que él estaba buscando evidencia de una violación diferente del reglamento para explicar la impresionante velocidad de línea derecha de Mercedes en Interlagos, pero su intervención significó que la investigación tuvo que suspenderse hasta el sábado en la mañana para que se pudiese obtener el video y Verstappen pudiese ser citado al cuarto de los comisarios. Verstappen fue multado 50 mil euros por sus acciones ya que violaban el protocolo de ‘parque cerrado’, pero los comisarios y Mercedes, ambos, acordaron que la prueba fallida de DRS test no estaba relacionada. Pronto después se emitió la multa a Verstappen, Hamilton fue descalificado de los resultados de la clasificación debido a la prueba de DRS.

$!La lucha por el título de pilotos entre Max Verstappen y Lewis Hamilton está al rojo vivo en la recta final del campeonato.

¿Por qué Mercedes solicitó una revisión?

En la carrera sprint del sábado, Hamilton pasó de último en la parrilla a quinto en 24 vueltas -- una actuación enormemente impresionante que le hubiese dejado quinto en la parrilla para el Gran Premio del domingo de no haber sido por una sanción de cinco lugares por cambiar de motor, que lo dejó décimo. No hubo argumento sobre la penalización del motor por parte de Mercedes, que el equipo decidió tomar después de equilibrarla contra la ventaja de correr un motor fresco en las últimas cuatro carreras.

Arrancando décimo, Hamilton luchó por todo el campo hasta el segundo lugar en la primera mitad de la carrera antes de dar con Verstappen para la punta. En la Curva 4 de la vuelta 48 tuvo su primera oportunidad clara para rebasar a su rival por el título, pero Verstappen fue agresivo en la defensa y Hamilton fue hacia el lado exterior del Red Bull, que vio a ambos carros manejar ancho en la curva y a la zona de gravilla.

El incidente lo notó el control de carreras, pero no fue investigado por los comisarios bajo el argumento del principio de F1 de “déjenlos competir” que rara vez se aplica. La idea de “déjenlos competir” data de hace varias temporadas, pero sigue siendo un concepto confuso que no está escrito en las reglas y a menudo se ignora a favor de las reglas actuales en el Reglamento Deportivo y el Código Deportivo Internacional. Por ejemplo, “forzar a otro piloto fuera de la pista”, es una violación del Apéndice L, Capítulo IV Artículo 2 del Código Deportivo Internacional de la FIA, que ha sido aplicado varias veces este año, en particular en el Gran Premio de Austria cuando Lando Norris sacó de la pista al mexicano Sergio ‘Checo’ Pérez en la Curva 4.

Pese al drama en la Vuelta 48, Hamilton rebasó a Verstappen con éxito varias vueltas después para asegurar la punta. Procedió a ganar la carrera, sumar 25 puntos y cerrar la brecha ante Verstappen en la tabla de los pilotos a 14 pilotos. Pero el drama no concluye ahí.

Después de la bandera a cuadros hubo rumores de que Red Bull podría protestar la victoria de Mercedes basado en sus sospechas sobre el alerón trasero, pero el jefe del equipo Christian Horner le dijo a Sky Sports, “No vamos a protestar en esta carrera”. El modo de expresarse parece dejar la puerta abierta a una protesta en otra ronda más tarde en el campeonato, tal vez cuando Red Bull haya conseguido clarificación sobre ciertos temas de la FIA. Aunque Mercedes podría estar confiado de que puede defenderse de cualquier protesta sobre la legalidad de su auto, el prospecto de una protesta aún flota sobre las últimas tres carreras ahora que las relaciones entre los equipos alcanzan su peor momento.

Y entonces, justo cuando Mercedes iba a alinearse para su foto en equipo y abrir la champaña, su gerente de equipo, Ron Meadows, fue llamado a la oficina de los comisarios para explicar por qué Hamilton se desabrochó sus cinturones de seguridad en la vuelta de desaceleración después de la bandera a cuadros. El video mostró claramente a Hamilton con los cinturones de sus hombros desabrochados mientras saludaba al público y tomaba una bandera brasileña. En realidad no hubo una defensa para las acciones de Hamilton, y por tanto se le castigó con una penalidad financiera al piloto porque se puso a sí mismo en riesgo y además dio un mal ejemplo para los pilotos más jóvenes de las categorías. Todo parece justo, pero cuando los comisarios citaron a Meadows por primera vez había una noción de “¿Y ahora qué?” después de tantos viajes a la oficina de los comisarios en el fin de semana.

Increíblemente las consecuencias del Gran Premio de Brasil continúan mientras la F1 llega en Qatar para la próxima ronda. Cuando emergió más video del incidente de la vuelta 48 del auto de Verstappen , Mercedes solicitó un derecho a revisar la decisión, no a investigar el piloto de Red Bull. El ángulo de cámara que mira hacia adelante del auto de Verstappen no estaba disponible a los comisarios, así que es completamente posible que podría cambiar su opinión sobre si justificaba una investigación y si se debe dar una sanción.

Las imágenes mismas muestran a Verstappen muy optimista en su acercamiento para tomar la esquina, frenando más tarde que Hamilton e incapaz de cargar el sistema de manejo con un ángulo que lo llevaría a cualquier sitio cerca del apex o aseguraría que se quedara en la pista. Pero muy poca gente conoce cómo es correr un auto llanta con llanta en esas circunstancias así que el juicio de si hizo algo inadecuado probablemente lo decidirán los dos ex pilotos del panel de comisionados de Brasil, Vitantonio Liuzzi y Roberto Moreno.

Liuzzi corrió en 80 grandes premios entre 2005 y 2011, incluyendo para Red Bull y su equipo junior, Toro Rosso, antes de que fuese cortado de su programa de pilotos. La experiencia de Moreno es menos reciente y la última vez que compitió in la F1 fue en 1995. Si aceptan el derecho de revisión de Mercedes, sus opiniones expertas sobre si Verstappen hizo un intento genuino de tomar una esquina o tenía la intención de aguantar su posición corriendo a Hamilton de la pista será crucial al resultado.

No está claro cuál será ese resultado o cuándo se anunciará, pero ahora que la temporada entra a sus últimas tres rondas hay un verdadero peligro que una de las más emocionantes batallas de campeonato en memoria reciente se decidirá tras puerta cerrada en una oficina de comisarios en vez de una pista.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio