Te quedan artículos para leer en este mes. El registro es gratis.
Regístrate | Login

La trágica historia de los niños rarámuri esclavizados en los campos mexicanos de jalapeños

Nacional
/ 29 enero 2021

El trabajo infantil aumentó un 8% con respecto al año anterior, en el que al menos 15 niños murieron en los campamentos

Más de 600 menores indígenas rarámuri trabajan en condiciones de semiesclavitud en los campos mexicanos del jalapeño.

Los niños y las niñas tienen derecho a acceder a una educación de calidad y a desarrollarse a través del juego; sin embargo, en el mundo, algunos de ellos viven en contextos tan precarios y desprotegidos que son explotados y obligados a trabajar. Este es el caso de los menores indígenas rarámuri que en total silencio trabajan en los campos de chiles jalapeños y junto a sus padres viven en formas de esclavitud moderna.

Desde 2018, 623 menores -incluidos 211 menores de 15 años- han sido identificados en campos agrícolas de Chihuahua gracias a 493 inspecciones, según datos de la Secretaría de Estado de Trabajo y Previsión Social (STPS). El trabajo infantil aumentó un 8% con respecto al año anterior, en el que al menos 15 niños murieron en los campamentos.

Según una investigación de El País, solo el pasado mes de septiembre una niña de seis años fue atropellada por un autobús en una finca de la ciudad de Camargo mientras sus padres cosechaban chiles, y otro niño de tres años murió a causa de un hasta ahora. conductor ebrio no identificado.

“Lo atropellaron y no hicieron nada”, dice enojado su padre Juan, quien ni siquiera llegó a ver a su bebé ya que solo se permitió perder un día de trabajo, el del entierro.

Muchas de las muertes infantiles en los cultivos se deben a inversiones en automóviles. De hecho, son muchos los que se van en auto sin comprobar si hay niños debajo de los autos, en busca de la única sombra que existe en el tórrido Chihuahua. A esto se suma también el golpe de calor provocado por las altas temperaturas, como le sucedió a una niña rarámuri en 2018.

Los campos de jalapeños en lugar de la escuela El año pasado, las autoridades de Camargo encontraron 24 niños rarámuri trabajando en campos agrícolas y solo 18 estaban en la escuela. El único aula móvil para esta población se encuentra a 36 kilómetros y el aula fija más cercana a 250 kilómetros. Hay otra opción, una mujer del pueblo cuida a los pequeños por 50 pesos (2 euros) al día, un precio benéfico, pero considerando que los jornaleros en los campos jalapeños solo ganan entre 150 y 250 pesos diarios. ( de 6 a 10 euros), pagar una cuarta parte de su exiguo sueldo es casi un lujo.

  Para no dejar a los niños solos sin ser atendidos en ningún lugar o con los "jefes", estos trabajadores prefieren llevarlos con ellos a recolectar jalapeños. Una vez en los campamentos, algunos de ellos trabajan hasta 15 horas diarias bajo amenaza de despido y sin sueldo ni salario por debajo del mínimo. Durante todo este tiempo nadie puede detenerse y tú tienes la oportunidad de levantarte y mirar hacia arriba solo para vaciar uno de los 20 cubos que, al menos, tienen que llenar para ganar su magro salario.

Rarámuri, un pueblo olvidado En un momento, el sustento de los rarámuris, también conocidos como tarahumaras, provenía de la cosecha del maíz y los frijoles que plantaban en las escarpadas montañas, pero la sequía ha acabado con todos sus cultivos. Muchos se han visto obligados a huir de sus tierras como resultado del ataque del crimen organizado que controla la tala ilegal, la siembra de amapola, la marihuana y la minería.

Aproximadamente 30.000 agricultores migrantes llegan cada año para cosechar jalapeños . Su baja estatura y sus manos pequeñas son muy "apreciadas", incluso si esta gratitud no trae más que esclavitud.

Los abusos contra este pueblo indígena, integrado por unos 120.000 miembros, no son nada nuevo. Nunca se ha promovido su integración y es común verlos mendigando en las calles de las principales ciudades y destinos turísticos del país. Los trabajadores agrícolas indígenas de las regiones pobres del centro y sur de México son particularmente vulnerables al trabajo forzoso en el sector agrícola debido a los bajos niveles de educación, las barreras del idioma y la discriminación.

El precio del jalapeño: infancia de los niños

UNICEF en 2013 indicó que aproximadamente la mitad de las familias mexicanas con trabajos inestables que tienen hijos menores de edad que trabajan son indígenas; y que estos niños y niñas aportan el 41% al ingreso familiar. En el estado de Chihuahua hay 42.760 menores trabajadores , lo que corresponde al 1,9% del total del país. El trabajo forzoso y la explotación infantil en la producción de chile se da principalmente en fincas pequeñas y medianas en regiones como Baja California, Chihuahua, Jalisco y San Luis Potosí, y si bien es un problema conocido, poco o nada se hace.

El Departamento de Asuntos Laborales Internacionales de EE. UU. Ha incluido una vez más el chile en su última lista de alimentos elaborados con trabajo infantil y forzado, pero incluirlo no es suficiente. Se deben implementar acciones concretas a favor de la niñez y las comunidades indígenas. Si bien la explotación de menores en el campo es punible con pena privativa de la libertad y pese a que se han abierto 38 procesos sancionadores contra los productores, en ninguno de los casos se ha condenado y solo en dos casos las autoridades estatales han impuesto multas.

Estos pequeños no son invisibles, existen y les gustaría jugar y cambiar baldes llenos de jalapeños por una vida libre.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio