‘El lenguaje no hay que regularlo, hay que usarlo’: Concepción Company Company

Artes
/ 18 septiembre 2021

La directora general adjunta de la Academia Mexicana de la Lengua habló con VANGUARDIA sobre algunos temas derivados de la discusión sobre el lenguaje incluyente

Como parte de las actividades de la Academia Mexicana de la Lengua, institución invitada a la Feria Internacional del Libro Coahuila 2021, su directora general adjunta, Concepción Company Company impartió una charla el pasado viernes en la Sala Manuel Acuña, donde dio a conocer su postura sobre el lenguaje incluyente.

En esta conferencia compartió datos sobre la desigualdad y violencia de género que sufren las mujeres en México y estableció que, ante esta realidad, un debate como el que genera este dispositivo de comunicación tan controversial le parece “una cortina de humo”.

Al finalizar, durante la sesión de preguntas y respuestas, una joven que se identificó como representante de un colectivo LGBT+, señaló que el lenguaje incluyente sirve en particular a los miembros de esta comunidad para nombrarse ante la diversidad de identidades que han surgido.

$!‘El lenguaje no hay que regularlo, hay que usarlo’: Concepción Company Company

Tras el evento, Company conversó con VANGUARDIA sobre este punto, y reconoció que aunque en sus inicios —así lo ha identificado en sus estudios— es probable que este se originara en medio de la lucha feminista en inglés, idioma cuyos sustantivos no poseen género y la única forma de identificarse como tal es a través de pronombres —y en español el uso de la “e” para expresar género neutro inició también en campañas feministas en Argentina—, ahora ha sido apropiado por la comunidad LGBT+, en particular la comunidad trans y no binaria.

En este sentido reiteró que “la lengua es libertad” y que así como las academias de la lengua no obligan a las personas a hablar “correctamente”, tampoco considera apropiado que se haga presión social para la utilización de esta estrategia que, desde su perspectiva, es arbitraria y elitista.

“Lo primero es ser respetuoso, si al otro le importa mucho ser llamado con ‘e’ o con ‘a’, es importante el respeto, pero lo que no me pueden obligar, el derecho a ser nombrado y respetado empieza en mi derecho a usar la lengua como la he usado durante 65 años”, comentó, “me parece a mí que va a seguir la reflexión, lo que sí creo es que no va a dar muchos resultados las peleas, esas hay que estarlas dando en los tribunales, en el mundo de la comunicación, pero una pelea por una ‘e’ es muchísimo desgaste para nada”.

“El lenguaje”, concluyó, “no hay que regularlo, hay que usarlo”.