Reclamo. El pasado martes, trabajadores administrativos realizaron un plantón en exigencia de que se cumplan las recategorizaciones prometidas. / Archivo
Afirma rector que hay personas que han sido promovidas recurrentemente, y otras con más años nunca han subido de categoría

Luego de que el Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro promovió y otorgó en marzo de 2018 un total de 114 recategorizaciones a sus trabajadores, este 2019 exige a la institución reposicionar de nueva cuenta a sindicalizados favorecidos en esa temporada.

Lo anterior, lo dio a conocer el rector Mario Ernesto Vázquez Badillo y su secretario general, Armando Rodríguez, luego de que el SUTUAAAN iniciara una manifestación en el edificio del Pentágono, edificio de la Narro, donde colocaron lonas con las peticiones.

Desde el despacho de la Rectoría, explicaron a VANGUARDIA que la administración está comprometida a respetar los contratos colectivos de trabajo desde que se tomó protesta el pasado 12 de noviembre, pero “una cosa es respeto y otra es sumisión”.

“Lo que se ha manifestado el año anterior y ha sido un hecho sin precedentes, hubo en 2018 recategorizaciones en la Universidad y lo que sucedió es que las promociones que están pendientes tendrán que seguir una serie de procedimientos, en este caso deberán ir a una comisión de vigilancia laboral que está revisando las promociones”, dijo el rector Vázquez Badillo.

Armando Rodríguez, explicó que nunca en la historia de la institución se habían otorgado tantas recategorizaciones en un solo año, esto trajo impactos económicos a la Universidad, por ello han solicitado los lineamientos con los cuales se elaboran los dictámenes donde solicitan la reclasificación.

La expresión de él (secretario general del SUTUAAAN) es que no existen, se pretende revisar bajo qué condiciones se otorgaron estas últimas 30 porque resulta que en el listado hay personas que han sido recategorizadas de manera recurrente y lo más triste es que hay personas con muchos años de antigüedad en la Universidad que nunca han sido recategorizadas”, explicó.

Mencionó que la administración de Vázquez Badillo habla de justicia y respeto al contrato colectivo, pero la revisión se hará apegado a derecho y ya integrada la comisión se otorgará la recategorización a las personas que lo merecen por su desempeño en la UAAAN.

El hecho de recategorizar a empleados sindicalizados tiene un impacto económico fuerte en cualquier institución, pues no es solamente la modificación al salario, sino a la serie de prestaciones que concierne.

“El recurso que le llega a la Universidad es poco y tiene que ser administrado, estamos cuidando nuestra fuente laboral y nuestra Universidad”, concluyó Armando Rodríguez García, secretario general de la UAAAN.