Hace quince días con exactitud recomendamos en este mismo espacio la producción británica “Saint Maud: Salvando almas”, de Rose Glass, como una de las mejores películas (y de terror) de lo que va del 2021. 

Sin embargo, en contraste total, la misma plataforma donde se encuentra a la renta, Amazon Prime, en días pasados estrenó en directo dentro de su programación la más reciente película de terror de Lemon Films, estudio mexicano que en el año 2007 sorprendió se anotó su primer gran éxito con los fanáticos del género a través de una coproducción con España como lo fue “Kilómetro 31”, de Rigoberto Castañeda, para ahora decepcionar totalmente con una de las peores ofertas cinematográficas en streaming de esta naciente segunda mitad del 2021.

La película a la que nos referimos se titula “Animales humanos”, luego de unos créditos iniciales que presentan a activistas por los derechos de los animales en manifestaciones donde la mayoría de ellos, con máscaras que cubren sus rostros, se encuentran con pancartas en las que se pueden leer las causas que defienden, nos conduce a la casa de la que parece ser una familia feliz donde una pareja formada por los actores y co-productores del filme, Adriana Louvier (“Hasta el viento tiene miedo”) y Antonio de la Vega (“¿Quién mató a Sara?”) viven con una hija pequeña a la que están por llevar a la escuela cuando la asusta el perro de unos vecinos que acaban de cambiarse a la casa de al lado.

La situación que detona los eventos aterradores de la historia es que luego de que el perro muerde a la niña cuando esta de cierta forma provoca ese ataque, el animal es violentamente sacrificado, lo que lleva a que sus dueños, una pareja vegana y activista en apariencia dentro de las manifestaciones que se ven durante los créditos iniciales, se quieran vengar matando a la niña frente a sus progenitores.

“Animales humanos” es otra de las películas, que como hemos mencionado otras en estos espacios, tiene como principal talón de Aquiles un guion no solo deficiente sino irresponsable en el tema que toca y que me hizo recordar cuando a mi maestro de cine analizaba el clásico thriller “Atracción fatal” (Adrian Lyne, 1987), aquella en la que involucra a una psicópata que por vengarse de un padre “ejemplar” que le fue infiel a su esposa por una noche “de pasión y olvido” provoca la muerte del conejito de su pequeña hija, y nos decía que aunque la película obtuvo entre sus varias nominaciones al Oscar la del Mejor Guion, este no le satisfacía del todo porque “le brincaba” que el espectador no conociera más del personaje de la guapa empresaria que, literal, de la noche a la mañana, se convierte en acosadora fatal.

El problema con “Animales humanos” en ese sentido es mucho mayor, ya que además de inferirse de que el vecino dueño del perro (Néstor Rodulfo) es gay por buscar acercarse a su esposo en sus escenas iniciales, las acciones que lo llevan al vecino y a su esposa convertirse en unos potenciales asesinos más en la línea de los carniceros de “Masacre en cadena” (Tobe Hooper, 1974) o el sádico de “Saw: juego macabro” (James Wan, 2004) son tan descabelladas como irrespetuosas para la comunidad defensora de los animales a la que se supone ellos pertenecen. Tache para su director, Lex Ortega, y todos los involucrados en este bodrio, incluyendo a Amazon Prime, ya que amenazan con producir en un futuro mediato más propuestas de este tipo bajo un sello denominado “Lemonster”. Evítela como la plaga.

Comentarios a: galindo.alfredo@gmail.com; Twitter: @AlfredoGalindo