El virus también afecta a los bebés: al menos 579 menores de un año han muerto en Brasil por COVID-19 desde el inicio de la pandemia, señala el WSJ. ARCHIVO
El WSJ cita un estudio de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) publicado el año pasado en Estados Unidos, según el cual, las mujeres embarazadas tenían 70% de más probabilidades de morir

CIUDAD DE MÉXICO.- Ayer uno de los diarios más importantes en Estados Unidos y que sigue de cerca los comportamientos de la pandemia en Latinoamérica: The Wall Street Journal, dio a conocer que más de 100 mujeres embarazadas están muriendo al mes en Brasil por la pandemia, basado en cifras del propio gobierno; mientras el presidente Bolsonaro promueve ahora tres tipos de té indígenas para tratarla.

Los investigadores señalan que la variante P.1, que fue detectada por primera vez en el Amazonas, es en gran medida la responsable de lo que está pasando.

Desde que comenzó la pandemia, más de 800 embarazadas y mujeres que recién dieron a luz han muerto en el país.

Cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) indican que al menos mil embarazadas habían muerto hasta el martes pasado por complicaciones relacionadas con el COVID-19 en América. Pero de acuerdo con el WSJ, las embarazadas en Brasil son las que enfrentan mayor peligro de morir en la región.

El virus también afecta a los bebés: al menos 579 menores de un año han muerto en Brasil por COVID-19 desde el inicio de la pandemia, señala el WSJ. Cientos de madres contagiadas han tenido que dar a luz de forma prematura para salvar sus vidas, pero los bebés no han sobrevivido. En otros casos, han muerto en el vientre de sus madres debido a la falta de oxígeno, que afecta a ambos.

El WSJ cita un estudio de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) publicado el año pasado en Estados Unidos, según el cual, las mujeres embarazadas tenían 70% de más probabilidades de morir por COVID-19 que las mujeres de la misma edad no embarazadas.

Me dijeron que no, que ninguno había muerto en la comunidad de los balaios. ¿Y no murieron por qué? ¿Tomaron algo? Vamos allá, anoten ahí, según ellos, hay video de eso, tomaron té de carapanaúba, saracura o jambu"".
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil

Entre otras cosas, el problema es que al crecer el bebé en el vientre, presiona el diafragma de la madre y, en consecuencia, los pulmones. Además, parte del sistema inmunológico se reprime para impedir que el cuerpo rechace el feto.

REMEDIOS INDÍGENAS DEL AMAZONAS

El presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, promovió este jueves un nuevo tratamiento sin comprobación científica contra la COVID-19 a partir de tres tipos de té que consumen los indígenas de la Amazonía.

El mandatario dijo que durante un viaje oficial que realizó hoy para la inauguración de un puente en el estado de Amazonas, uno de los más castigados por la pandemia, habló con "varios" indígenas balaios y yanomami para conocer su situación frente al coronavirus.

"Les pregunté si alguno había muerto y me dijeron que no, que ninguno había muerto en la comunidad de los balaios. ¿Y no murieron por qué? ¿Tomaron algo? Vamos allá, anoten ahí, según ellos, hay video de eso, tomaron té de carapanaúba, saracura o jambu", expresó en su tradicional transmisión de los jueves por redes sociales.

"No hay comprobación científica, pero tomaron eso", añadió el jefe de Estado, un negacionista sobre la gravedad de la COVID-19, para la que acostumbra a recomendar fármacos que se han mostrado ineficaces contra esa enfermedad, como la cloroquina y la ivermectina. (Con información de El Universal y EFE)