Hobby. Los niños, además de saber el nombre de los dinosaurios, leen, ven películas y documentales sobre estos animales. Fotos: Jesús Peña
Se reúnen niños con gusto en común por animales que vivieron en la Era Mesozoica

Niños de la colonia Mirasierra se reunieron la tarde del miércoles en el Centro de Vida, una asociación de superación personal, para compartir sus gustos y conocimientos sobre dinosaurios.

Son chicos de entre 4 y 12 años que tienen como afinidad el amor y la pasión por estos animales de la Era Mesozoica. Los pequeños llegaron acompañados de sus madres y de algunos de sus dinosaurios favoritos que integran su colección.

“El Tiranosaurio Rex es un animal grande, su altura era más o menos de dos pisos, era carnívoro, tenía las uñas muy filosas para poder agarrar bien a sus presas”, explicó Érick, de 10 años.

Durante la convivencia los amantes de los bautizados por el naturalista Richard Owen como “lagartos terribles”, recitaron nombres y características de estos animales que vivieron hace 65 millones de años.

30 niños de Mirasierra respondieron a la invitación para reunir a los amantes de los dinosaurios

“Éste es un rex, éste es un brontosaurio, éste es un velociraptor, éste es un stegosaurio. Sé mucho de dinosaurios porque soy fan de ellos…”, dijo Dylan, de 7 años.   

A la convocatoria para esta reunión, realizada por el Centro de Vida a través de su página de Facebook respondieron cerca de 30 niños solo de Ciudad Mirasierra que se dijeron seguidores de estas criaturas fantásticas.

Casi la totalidad de estos chicos, alumnos de excelencia en sus escuelas, declararon tener intereses en la ciencia y el desarrollo de nuevas tecnologías. 

Entre los pasatiempos favoritos de estos niños, los sabios del futuro, están ver películas y documentales sobre dinosaurios y leer libros sobre fauna de la Era Mesozoica.

“Empezó a ver las películas de Jurassic World. Le empezaron a gustar los dinosaurios, íbamos a la feria y quería dinosaurios y en todos lados quiere dinosaurios. Tiene más de 50 dinosaurios”, dijo Rocío Morales, madre de Franco, de cuatro años.

Ángeles, de nueve años, conoció a los dinosaurios por sus libros de texto y sintió gran curiosidad por ellos. Gael tiene cuatro años y repite de corrido los nombres de estos gigantes. Aprendió de estas criaturas viendo documentales en Youtube y por los cuentos que le leen sus hermanos mayores.

“Le toca una noche a cada quien leerle un cuento de dinosaurios. Le gustan mucho, sabe la época en que vivieron… Todo”, dice Adriana Camacho, la mamá.