De manteles largos. Porque en Saltillo se estrenará a nivel mundial el ‘Concierto Dórico’. ¡No te lo pierdas! Foto: Orlando Sifuentes
La obra para guitarra y orquesta del compositor mexicano será interpretada por Pablo Garibay y la Orquesta Filarmónica del desierto en el evento de clausura del Festival Internacional de Guitarra

 Concierto Dórico de Tomás Barreiro
Pablo Garibay y la OFDC
 Sábado 13 de julio
Teatro de la Ciudad Fernando Soler
 20:00 horas
 Entrada libre

 

Tomás Barreiro recientemente llegó a las salas de cine mexicano con la película  “Museo” protagonizada por Gael García Bernal, para la cual hizo la banda sonora pero aunque este es su más reciente logro no sólo en el ámbito cinematográfico su nombre es reconocido.

Como compositor de música de concierto obtuvo el segundo lugar en 2008 del Premio de Composición Toru Takemitsu y este sábado 13 de julio, a las 20:00 horas, en el Teatro de la Ciudad Fernando Soler, estrenará a nivel mundial su “Concierto Dórico” para guitarra y orquesta, de la mano de Pablo Garibay y la Orquesta Filarmónica del Desierto, dirigida por Natanael Espinoza.

Como parte de las actividades del 24 Festival Internacional de Guitarra de México el pasado miércoles Barreiro, acompañado por Garibay, impartió una charla donde explicó los pormenores de su proceso creativo en este concierto y compartió con los estudiantes de guitarra participantes en este encuentro sus conocimientos sobre la creación musical.

“La música nace para morir, todo el tiempo”, expresó durante la conferencia en la Casa de la Cultura y se refirió a ella como un cambio de presión en el aire que llega al tímpano y es interpretado como sonido, nada más “pero hay algo más que no les he dicho, pues cuando ese cambio de energía mecánica a vibración pasa por tu tímpano se te mueve el esqueleto. Eso es lo que nos queda, no puedes recordar todo el espectro sonoro del concierto pero sí cómo te sentiste. La música vive en el recuerdo”.

Así dio inicio a su charla, antes de pasar a los aspectos técnicos de la composición y la historia detrás de esta obra que aunque fue terminada en 2010 por azares no había tenido la oportunidad de ver la luz hasta el día de hoy.

Señaló a su audiencia la diferencia principal entre un concierto para instrumento solo y una sinfonía, pues en el primero, al momento de darle prioridad a dicho elemento, la orquesta queda en un rol de apoyo.

Este es el caso de su obra, la cual aseguró que se trata de un homenaje al compositor español Antonio José con tres movimientos en los que imita ciertas estructuras clásicas, con el primero como una aproximación introductoria a los temas que se abordarán, el segundo una propuesta derivada, melancólica y de ritmo lento y el tercero una respuesta a ambos, vivaz y dispuesta a terminar por todo lo alto.

Garibay, quien interpretó breves pasajes de la pieza, expresó que el segundo movimiento representó un reto para el montaje con la OFDC, por la complejidad rítmica de su composición, inspiración que Barreiro adjudicó a los ritmos del rock progresivo, en particular a Frank Zappa, pero fiel siempre a los motivos musicales de Antonio José, con referencias a otros compositores.

Esta parte, además, fue escrita luego de que él y su entonces esposa perdieran a un hijo, lo que lo motivó a sacar ese sentimiento y carga de una manera creativa. El tercer movimiento resultó entonces como una consecuencia directa pero más positiva a tal momento en su vida.

Para VANGUARDIA el autor comentó que para su estreno, tras años pasados desde su composición, hizo correcciones y modificaciones a la partitura, acompañado de manera cercana por Garibay.