El grupo automovilístico alemán BMW sufrió el embate de la pandemia de COVID-19 y reportó que el año pasado vendió 2,324,809 vehículos en todo el mundo lo que corresponde a un 8.4 % menos que en 2019.

El grupo automovilístico alemán BMW vendió el año pasado 2,324,809 vehículos en todo el mundo de las marcas BMW, Mini y Rolls-Royce, lo que supone un 8.4 % menos que en 2019, debido a la caída de las ventas por la pandemia del coronavirus en todas las regiones menos en China.

BMW informó de que su marca principal BMW entregó el pasado ejercicio 2,028,659 vehículos (-7.2 %) y de que Mini vendió en el mismo periodo 292,394 unidades (-15.8 %).

Sin embargo, las ventas de los modelos eléctricos, como el BMW i, BMW iPerformance y el Mini eléctrico, e híbridos subieron en 2020 a 192,646 unidades (+31.8 %).

Las entregas de vehículos completamente eléctricos mejoraron un 13 % y las de híbridos casi un 40 %.

La cuota de eléctricos e híbridos en las ventas totales en Europa es del 15 %.

El grupo BMW quiere ampliar a 13 modelos su oferta de eléctricos e híbridos, que estén disponibles en 74 mercados en todo el mundo.

Hasta 2023 BMW quiere ampliar esta cantidad a 25 modelos eléctricos e híbridos, de los que más de la mitad de ellos serán completamente eléctricos.

En 2021 comenzará a producir el BMW iX completamente eléctrico en Dingolfing y el BMW i4 eléctrico en Múnich.

BMW entregó 135,000 vehículos eléctricos e híbridos en Europa y de este modo cumlió las exigencias de límites de emisiones de CO2.

La ventas de Rolls-Royce también cayeron con fuerza en 2020 hasta 3,756 unidades (-26.4 %), debido a que la nueva versión del Ghost, su modelo más vendido, estuvo disponible sólo a partir de finales de año, aunque los pedidos para el primer semestre de 2021 son elevados. 

Asimismo las ventas de motos bajaron el año pasado hasta 169,272 unidades (-3.4 %).

El director de Ventas, Marcas y Cliente del grupo BWM, Pieter Nota, dijo al presentar las cifras que reaccionaron a los efectos de la pandemia de coronavirus con una gran agilidad en la gestión de las ventas y en la producción.

De este modo, BMW impulsó las ventas digitales por el deseo de los clientes de que el proceso de venta sea sin contacto personal y en más de sesenta mercados los vendedores pueden asesorar a los clientes y vender automóviles independientemente del lugar en el que se encuentren, configurando el automóvil juntos en una pantalla.

También mediante ventas a través de las páginas web, algo que va a seguir ofreciendo en 2021.

Por ello en el cuarto trimestre se produjo una recuperación de las ventas del grupo del 3.2 %.

Las ventas de BMW y Mini en Europa bajaron el año pasado a 912,621 unidades (-15.7 %), de ellas 287,143 unidades fueron vendidas en Alemania (-13.4 %).

Las entregas en China mejoraron el pasado ejercicio hasta 777,379 unidades (+7.4 %), y en EU hasta 306,870 unidades (-18 %).