Especial
Los consumidores mexicanos redujeron su confianza en que sus posibilidades económicas les permitan realizar compras de mercancías, viajes o ahorrar alguna parte de sus ingresos.

Durante junio del 2019 el optimismo de los consumidores respecto de la economía nacional y de sus hogares se ubicó en su nivel más modesto desde que comenzó la administración de Andrés Manuel López Obrador. En los primeros meses del nuevo gobierno el nivel de confianza de los consumidores alcanzó niveles de hasta 48.6 puntos, en un umbral de 50.

Además, el Indicador de Confianza del Consumidor (balance) se colocó en 44.2 puntos, resultado que significó una caída de 0.6 puntos porcentuales en comparación mensual. Con ésta se ligaron cuatro caídas al hilo en el nivel de optimismo de los mexicanos, de acuerdo con cifras desestacionalizadas del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

En su evento de celebración a un año de su triunfo en las urnas, el presidente mencionó que la confianza de los consumidores se encontraba en buen nivel y ofreció el dato del Índice de Confianza del Consumidor (distinto al indicador balance), que en mayo se colocó en 109.3 y para este mes se actualiza en 107.5 puntos, lo que expresa una caída de casi dos puntos porcentuales.

Aun con las revisiones a la baja de las expectativas de los mexicanos, tanto el índice como el indicador de confianza del consumidor se ubican en niveles significativamente mayores que en los gobiernos pasados.

Moderan sus expectativas a futuro y confían poco en el presente
En los meses previos la confianza de los mexicanos en que la economía dentro de un año estará mejor que actualmente continúa disminuyendo. El optimismo en la situación del país será mejor dentro de 12 meses cayó 2.02 puntos porcentuales y la confianza en que los integrantes del hogar enfrentarán mejores situaciones económicas dentro de 12 meses cayó 0.73 puntos.

La confianza de los consumidores se mantiene baja respecto de la situación económica actual tanto del país como de sus hogares. La población aumentó 0.52 puntos porcentuales su confianza en que el país hoy está mejor que el año pasado y apenas incrementó 0.09 puntos su confianza en que dentro de su vivienda se vive mejor que hace un año.

Confían menos en que puedan realizar compras
En el sexto mes del año los consumidores mexicanos también redujeron su confianza en que sus posibilidades económicas les permitan realizar compras de mercancías, viajes o ahorrar alguna parte de sus ingresos.

La confianza en poder salir de vacaciones durante los próximos 12 meses cayó 3.06 puntos porcentuales en comparación con mayo; la confianza en poder ahorrar cayó 2.78 puntos; la confianza en poder comprar bienes para el hogar, como muebles, electrónicos o línea blanca, cayó 1.48 puntos.

Por su parte, la confianza en que alguno de los miembros del hogar pueda comprar, construir o remodelar una casa y comprar un automóvil durante los próximos 2 años cayó 0.63 y 0.50 puntos porcentuales respectivamente.

Bajan expectativas sobre la estabilidad macroeconómica
El nivel de confianza de los mexicanos también se revisó a la baja en términos macroeconómicos; se ligaron cuatro caídas consecutivas en el optimismo respecto de la inflación y el empleo.

La confianza en que los precios en México se mantendrán estables o con alzas moderadas cayó 1.84 puntos porcentuales en comparación mensual, mientras que la confianza en que la situación laboral mejorará se redujo en 1.37 puntos.