Cortesía
Hija de la empresaria Glenda Reyna, la actriz Eiza González, sin haber llegado a los 30 años, ya ha conquistado Hollywood con su belleza y su desparpajo mexicano.
Natural de Caborca, en el estado de Sonora, esta mexicana nació hace 29 años, concretamente el 30 de enero de 1990 y es hija de la modelo y empresaria Glenda Reyna quien, además de ejercer como madre, la ha acompañado en su carrera profesional como manager. 

Como gran parte de los mexicanos y latinoamericanos, Eiza González se crió a la sombra de las telenovelas y las omnipresentes cadenas de televisión americanas. Fue precisamente en el Centro de Educación Artística de una de ellas, Televisa, en México D.F., donde comenzó su formación artística. 

INICIOS EN LAS TELENOVELAS

Según apuntan medios mexicanos, la actriz pasó por momentos difíciles en su infancia, especialmente cuando perdió a su padre, Carlos González, debido a un accidente, ya que el acontecimiento le llegó a la edad de 12 años. 

Siendo casi adolescente, fue diagnosticada con un trastorno por déficit de atención e hiperactividad, algo que consiguió encauzar, según indicaba ella misma, gracias a la interpretación. 

Antes de finalizar su formación en la escuela de Televisa, con 16 años, fue elegida protagonista de la serie juvenil “Lola, érase una vez”. La serie fue un éxito en su país natal y otros países de América Latina. 

En esta serie también dio rienda suelta a sus aptitudes vocales e inició a la vez su carrera musical, que continuó compaginando con la actuación. En 2009, grabó su primer trabajo en solitario denominado “Contracorriente”. 
FOTO: Cortesía
La actriz, que sobresale en la última entrega de la saga de “The fast and the furious”, contó a la revista Coveteur que, siendo joven, tuvo que hacer frente al acoso escolar. 

Según relató la artista, ella era diferente al resto de sus compañeras y era un poco “masculina” o "tomboy". Cuando entró en la industria, a pesar de gozar de reconocimiento y el cariño del público, también se sucedieron otros episodios de acoso.

“Ya sabes lo brutales que pueden ser las personas con los niños estrella”, confesó sobre este asunto personal en la época que protagonizaba “Lola, érase una vez”. 

Para superar estos episodios y mantener el equilibrio y la salud psicológica, González recurrió a terapia. “La terapia es algo superimportante para mí”, dijo al mismo medio.
EL SALTO A HOLLYWOOD

Después de trabajar en otras telenovelas y series, como "Sueña conmigo", de producción argentina, o la mexicana "Amores verdaderos", en 2013 decidió conquistar Hollywood. 

No era nueva en el mundo del espectáculo y eso, sin duda, la ayudó en su andadura estadounidense. 

“Aprendí mucho en México sobre qué hacer y qué no hacer, a ser disciplinada desde muy joven, a tener claro qué tipo de actriz quería ser y eso me ha ayudado. Veo a mucha gente que al llegar tiene que hacer ese proceso que yo realicé con 18 o 19 años”, dijo a la revista española Fotogramas. 

Por otro lado, la actriz tuvo que enfrentarse a nuevos retos y situaciones en el país norteamericano.

“Soy mexicana, nací en México y estoy absolutamente orgullosa de quién soy. Pero cuando es usado en mi contra entro en una crisis de identidad”, dijo la actriz sobre algunas de las dificultades a las que se ha enfrentado por su nacionalidad. 

En la misma entrevista con el sitio web Who What Wear, González contó que en algunas audiciones le habían solicitado pruebas de ADN para demostrar que tenía, al menos, un 2% de cierta etnicidad para poder participar en el casting de un determinado personaje. 
Para González, lo más complicado de la industria es “salir de la zona de confort como actriz, perder el miedo a los riesgos y seguir superándose”. 

La mexicana asegura que, al margen de la competencia, ese es uno de los aspectos de las más delicados de trabajar en la meca del cine. 

“Conlleva trabajo, seguridad, aprendizaje, pero es ahí donde demuestras si tienes suficiente talento”, aseguró tajante a Fotogramas. 

Desde su llegada a Los Ángeles, González ha aparecido en diversas películas como “Jem and the Holograms”, “Baby Driver”, “Welcome to Marwen”, “Alita: Battle Angel”, “She`s missing” y “The Fast and the Furious presents: Hobbs and Shaw”. 

Acaba de estrenar “Paradise Hills”, una cinta española con guion de Brian DeLweeuw y Nacho Vigalondo,  en la que comparte cartel con Emma Roberts y Milla Jovovich, entre otras, y dirigida por Alice Waddington. 

Una de las cosas que le atrajeron de esta producción era la importancia de las mujeres tanto delante como detrás de las cámaras. 

“Es un acercamiento distinto a las mujeres y al tipo de presión que ejerce la sociedad sobre ellas”, dijo en entrevista a un medio español. 

“Me gusta trabajar con mujeres y apoyar a jóvenes cineastas porque hay una carencia de ellas”, sentenció reivindicativa la actriz. 

También tiene previsto el estreno para el próximo año del filme "Bloodshot", un filme de ciencia ficción de producción estadounidense que está dirigido por Dave Wilson. 
FOTO: Internet