Foto: Especial
Donald Trump ha vuelto a hacer de las suyas. Esta vez, frente a la reina de Inglaterra

La reina Isabel II ha recibido al presidente de Estados Unidos en el Palacio de Buckingham lo que supone el arranque oficial de la visita de Estado que el mandatario norteamericano realiza a Reino Unido, precedida de todo tipo de polémicas.

Trump y su esposa, Melania, que habían aterrizado este lunes a bordo del Air Force One en el aeropuerto de Stansted, han llegado en helicóptero hasta los jardines del palacio real, donde han sido recibidos en un primer momento por el príncipe Carlos y su mujer, Camilla.

Ya a las puertas del palacio les ha esperado la reina, anfitriona de una comida privada que supone el inicio de una batería de actos que no incluye este lunes ningún encuentro bilateral entre Trump y la primera ministra británica, Theresa May. La agenda de la primera jornada tendrá como punto álgido una cena oficial marcada por las ausencias de la oposición política.

Pero lo que más ha llamado la atención ha sido el saludo que han tenido los dos mandatarios: una especie de choque de puños extraño. 

“Un choque de puños. Un puto choque de puños”, ha escrito en Twitter el cómico James Felto.