Foto: Archivo
Aunque se encuentran constantemente en movimiento, la población migrante no ha sido tomada en cuenta con suficiente atención en el tema del coronavirus. ¿Qué hay de las estaciones migratorias?, ¿qué ocurre en esos lugares donde es imposible aplicar el distanciamiento social?

A través de una fuente anónima se reportó que las condiciones de la estación migrante improvisada en Saltillo, ubicada en la Colonia República, es un foco de riesgo ahora que se ha declarado al país en emergencia sanitaria.

Imagine esto: un terreno de 100 metros cuadrados y 70 personas hacinadas. Todas de distintos países, personas que llevan meses viajando y que fueron deportados en Estados Unidos o que se entregaron voluntariamente en la frontera de Coahuila. ¿De qué les va a servir lavarse las manos o conservar medidas de higiene si duermen a menos de un metro del otro y están a la intemperie prácticamente durante todo el día?

Las personas migrantes están en resguardo, pero por la Contingencia Sanitaria, muchos países están cerrando fronteras y no de manera directa, pero con burocratización, se niegan a repatriarlos.Algunos consulados han pedido pruebas negativas de COVID-19 para aceptarlos. Pero las pruebas están reservadas para casos sospechosos, entonces esto se vuelve un bucle de inoperancia.

Foto: Archivo

Al llegar a la estación migratoria se les hacen algunas preguntas como una breve historia clínica y si alguno llega a manifestar alguna enfermedad leve se atiende ahí pero si es algo más grave se canalizan al Hospital General. 

Actualmente hay muchas personas que están entregándose en Acuña, Piedras Negras y Monclova pero no reciben atención hasta llegar a Saltillo. En esas ciudades no hay médico de base. Entonces el contacto con otras personas sería muy estrecho y las posibilidades de prevención del coronavirus: nulas.

Esta crisis ha persistido durante años, pese a que el Instituto Nacional de Migración ha recibido recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y ONG´S han señalado la gravedad de éstas. Pero, ahora con el coronavirus, esta población vulnerable se encuentra en un riesgo alarmante.


En 2017 “Por persistir condiciones de insalubridad, trato inadecuado a las personas migrantes, incluidas niñas, niños y adolescentes no acompañados, así como falta de información respecto de su situación jurídica migratoria en la Estación Migratoria en Saltillo, Coahuila, que vulneran los derechos al trato digno, a la protección de la salud, seguridad jurídica, solicitud de refugio y el interés superior de la niñez, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la Recomendación 59/2017, dirigida al Comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM).”


 

Entre las medidas, la delegación disminuyó el número de personas que pueden entrar a hacer trámites, pero el área donde se resguardan opera con normalidad. Se le ha pedido al personal prepararse, en caso de que aumente el flujo de migrantes. Aunque ahora no se tiene noticias de ningún caso sospechoso, porque los casos se han presentado en personas que estuvieron en el extranjero o que tuvieron contacto con alguien que viajó, la mayoría no cumple los requisitos y son descartados. Pero, eventualmente y por el desarrollo del virus, se presentarán casos y no hay espacio para poder aislarlos.

No hay espacio para aislar a pacientes sospechosos. El movimiento desde la frontera no ha disminuido. Han surtido de equipo de protección para la estación migratoria, pero es insuficiente.